En el año nuevo judío nace y se renueva el ser humano.

Por: Mario E. Cohen

Comparte

Con la aparición de las primeras estrellas y de la luna nueva, en se inicia el domingo 9 al anochecer el Año Nuevo hebreo 5779 (se celebra por dos días).

Dice la tradición judía que, en Rosh Hashaná, debe nacer un ser humano nuevo y renovado a la manera de lo que sucedió en el momento de la Creación. Más exactamente, la festividad recuerda el sexto día (etapa) de la Creación en que el primer hombre y la primera mujer dan comienzo a la historia del mundo

Las Altas fiestas judías son un momento de re-unión, para volver a ver a la familia y los amigos, un momento de religión en su sentido original de re-ligare con el Creador y un momento para re-pensar el tiempo

Para comenzar, diremos que el año nuevo judío, como muchas otras celebraciones judías, tiene carácter agridulce. Por una parte, su costado festivo en las reuniones familiares y por otro, también es de resaltar su aspecto solemne en la introspección, autoanálisis y rectificación de conductas. Se trata del llamado balance del alma. Esta celebración excede los tradicionales servicios en las sinagogas y comprende también rituales que se cumplen en el hogar casa como, por ejemplo, llevar a cabo la muy colorida tradición de compartir una manzana untada en miel para desear un año prospero y dulce.

Hagamos un poco de historia. Si bien esta festividad está reflejada en la Biblia, escrita hace unos tres mil años, es en la etapa posbíblica que se les otorgó el profundo sentido espiritual que hoy tienen.

En la tradición de estas fiestas judías hay tres tipos de comportamiento especialmente valorados (las tres t): la teshuvá, cuya traducción literal sería “retorno” (dado que se refiere al arrepentimiento, cuyas puertas están siempre abiertas); la tefilá, “plegaria”, y la tzedaká (caridad en sentido amplio). El concepto central alude a que, dar al necesitado, es recomponer la justicia.

Más de dos milenios después del profeta Isaías, nos señala el filósofo judío Emmanuel Levinas: “Jamás existimos en singular porque estamos relacionados con los seres y las cosas que nos rodean”, y agrega: “Yo no soy el otro, pero no puedo ser sin el otro”.  En el mismo sentido se expresaba el cabalista Yehuda Áshlag cuando agregaba que a la tradicional pregunta sobre la naturaleza del sentido de la vida, le cabe una segunda pregunta, inquietante en su formulación: “¿Alguien se beneficia con mi vida?”.

Un detalle lo confirma, si bien varios párrafos bíblicos nos hablan del Rosh Hashaná no lo nombran así. Lo llaman, entre otros nombres, “Día del Recuerdo”. El recuerdo debe estar orientado a recordar el compromiso con el prójimo, recordar al necesitado, recordar nuestras acciones.

Esta festividad se caracteriza por los cien toques de un antiguo instrumento de viento llamado shofar  (habitualmente se trata cuerno de carnero). El shofar es como una plegaria sin palabras. O, como sugiere una interpretación contemporánea, un llamado al hombre para que escuche el llanto de la humanidad.

Si el lector quiere saludar a sus amigos judíos para tan importante ocasión, puede simplemente decirles: ¡Shaná Tová! (en hebreo) o en español: ¡Feliz año!

(*) El autor es Presidente del Centro de Investigación y difusión de la Cultura Sefardí (CIDiCSef).

El Papa envía un mensaje antes de visitar Estonia, Letonia y Lituania

ENCUESTA DEL MES

¿Debe la Iglesia renunciar al aporte económico del Estado?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Un diálogo respetuoso y testimonial con quienes no tienen fe

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *