Iom Kipur. El balance del alma.

Por: Mario E. Cohen

Comparte

El viernes 29 de septiembre al  atardecer comienza el Iom Kipur, día de la expiación, más conocido como Día del Perdón.  Finaliza en el anochecer del sábado. Se trata de la fecha más sagrada del calendario hebreo. Pocos días en la liturgia universal son de tanta solemnidad. Es una jornada dedicada por entero a la vida espiritual en la sinagoga, a la plegaria intensiva, a la meditación, a la recordación de los fallecidos, a la confesión y rectificación de errores de conducta. El llamado balance del alma, iniciado cuarenta días antes, es una de las características culminantes de esta fecha, y para conseguir ese estado se prescinde por casi veintiséis horas de todos los placeres de la vida. ¡Por un día los ángeles y los seres humanos son iguales!

El Día del Perdón, es en realidad, la culminación de diez días de Ios Iamim Noraim (días de congoja) a lo que hay que agregarle el mes previo de preparación. Estos últimos días previos a la festividad, los llamados Días de Teshuvá (arrepentimiento). La palabra teshuvá proviene del verbo hebreo lashuv (volver). Un hombre que se arrepiente -dice Erich Fromm- es un hombre que regresa. El perdón divino no es un regalo, sino una meta que debe conquistar el hombre al volver sobre sí mismo.

Teshuvá, Tefilá y Tzedaká

Al respecto, es importante señalar que éstos son tres conceptos que se hallan indisolublemente ligados, constituyendo una trilogía, y se trata de tres actividades que comienzan en español con la letra “t”, Teshuvá, Tefilá y Tzedaká. La primera, Teshuvá  también puede significar volver (a sí mismo); la segunda, Tefilá, además quiere decir “juicio a sí mismo”; ambas remiten a lo mismo: la necesidad de arrepentimiento de las acciones incorrectas. La Tzedaká (= justicia) es apoyar al semejante. Esta trilogía de conceptos implica una revisión de nuestras acciones y un intento de cerciorarnos si las mismas se corresponden con nuestros ideales éticos.

Por otra parte, los agravios cometidos contra otras personas deben ser previamente perdonados. Es oportuno  recordar lo que decía Mahatma Gandhi en el sentido de que perdonar es un gran acto de amor “sólo aquel que es bastante fuerte para perdonar a su enemigo, sabe amar".

¿Cómo debe ser el ayuno? De acuerdo con el texto del profeta Isaías, el cual se lee en este día, la inhibición de comer no debe ser pasiva, sino un llamado de atención para una actitud activa en favor del prójimo que así lo necesite. Para que el ayuno sea bien recibido se debe compartir habitualmente el “pan con el hambriento, albergar a los pobres y errantes en nuestra casa, y cuando vieres un desnudo habrás de cubrirlo...”  (Capítulo LVIII).

Ya han pasado casi 24 horas desde el inicio. Las emocionantes últimas horas del día de Iom Kipur han sido retratadas por numerosos poetas y artistas. La expresión “¡Jatima tova!”, con la que la comunidad judía se saluda al final del Día del Perdón, significa “¡Buena firma!”. Simboliza el deseo de que el prójimo sea refrendado por el Señor con una rúbrica afirmativa en el Libro de la Vida.

* El autor es presidente del Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí, CIDICSEF

Padre Tom: "Daba gracias a Dios por cada día con vida"

ENCUESTA DEL MES

Pedofilia: ¿Que acatamiento tiene la tolerancia cero que impulsa el Papa?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Los interrogantes sobre hechos de la Biblia son respondidos por el autor con fundamentos teológicos

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

La vida de la Virgen María como ideal de mujer y madre elegida por Dios

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

La particular forma de rezar del Cura gaucho donde se descubre su profunda espiritualidad

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *

Un pueblo adulto, no un rebaño.

Por: P. Jorge Oesterheld