Los desafíos de Francisco hacia el interior de la Iglesia

Por: Iosif Bosch *

Comparte

A pesar de su universal popularidad y ascendencia indiscutible, el Papa tiene muchos frentes abiertos en casa, algunos antiguos, otros nuevos. Parecería, no obstante, que el frente abierto más complejo e intrincado es la resistencia de algunos –de muchos, quizás- prelados curiales –y no tanto- respecto de su natural apertura, de su sanguínea visión directa, pastoral, humana y entrañable de la fe, la cual a veces trasciende la férrea dogmaticidad de métodos y posiciones propios de una ancestral y vernácula Traditio que, según algunos, debe ser mantenida intacta a todo costo. El Papa, sin embargo, tiene otra perspectiva: la realidad humana aquí y ahora y la urgente ejecución de la esencia evangélica.

El Papa está apurado, pareciera, por algún motivo; corre contra el reloj; pero esa urgencia es retenida por la infinidad de mecanismos que la Curia puede llegar a poner en acción para bien o para mal de un Pontífice. Existe un gran esfuerzo en ejecutar esta premura evangélica que supone, evidentemente, un organismo curial menos empresarial y más eclesiástico, más simple, más pobre. Y esta imagen evoca a otro Pontífice, el de los 33 días.

No obstante, el Papa es una persona de mucha paciencia y tenacidad. Su global popularidad –así como su persistencia- abruma a los curiales del Vaticano; y los amedrenta. Se deben mantener equilibrios de ambas partes muy finos, monumentales. ¿Cómo ejecutar esta urgencia evangélica en el aquí y ahora de la Iglesia y del mundo?¿Cómo preparar a la Iglesia para que dé testimonio para lo que se viene a nivel global? Y Francisco sabe lo que se viene, y no quiere repetir la historia del último príncipe de la Iglesia, Eugenio Pacelli. Francisco piensa, reza y por ahora, paradójicamente, aún no muestra todas sus cartas. En el momento adecuado lo hará. Y sorprenderá nuevamente a muchos.

Mientras tanto, el modus operandi del Pontífice se infiltra en las grandes masas de creyentes que naturalmente lo comprenden, casi inconscientemente lo interpretan; lo ansían, lo esperan, lo necesitan: es el Evangelio, la “buena noticia”, desnuda, simple, directa, esperanzadora, vivificadora, liberadora.

Y llegará la hora en la que todos comprenderán que la  supuesta “revolución” era necesaria, urgente, que el desafío era ineludible. Quizás es temprano aún. Quizás cuando los eventos se precipiten más rápido que el tiempo mismo, entonces todos sean mansos y acepten el modus operandi del Espíritu.

* Obispo de Pátara. Patriarcado Ecuménico

¿Quién podría ser declarado santo gracias a la “nueva vía”?

ENCUESTA DEL MES

¿Por qué cree que principalmente no viene el Papa a la Argentina?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Enigmas de la Biblia 17 - Ariel Alvarez Valdes - Editorial San Pablo

Los interrogantes sobre hechos de la Biblia son respondidos por el autor con fundamentos teológicos

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

El primer amor del mundo – Fulton J. Sheen – Editorial Lumen

La vida de la Virgen María como ideal de mujer y madre elegida por Dios

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

Orando con el Cura Brochero – Santiago Olivera- Editorial Ágape

La particular forma de rezar del Cura gaucho donde se descubre su profunda espiritualidad

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *

Un pueblo adulto, no un rebaño.

Por: P. Jorge Oesterheld