La legalización del aborto distancia aún más a Francisco de Macri

Por: Sergio Rubin

Comparte

Previsiblemente, el avance del proyecto de legalización del aborto –con la media sanción de Diputados- llevó a su nivel más bajo la relación entre el Papa y Mauricio Macri. Ya la habilitación del debate en el Congreso por parte del presidente, en febrero, había deteriorado el vinculo, sobre todo porque la iniciativa legal no había sido incluida en la campaña electoral de Cambiemos. Más aún, en el cierre del Congreso Eucarístico Nacional, celebrado en Tucumán en 2016, Macri se había manifestado “a favor de la vida desde la concepción”.

Pero la firme sospecha del pontífice de que el Gobierno presionó para llegar a los votos necesarios para su aprobación en la cámara baja, pese a que el mandatario se había declarado prescindente, empeoró la relación. De hecho, hubo dos diputados justicialistas pampeanos que se dieron vuelta en la madrugada del largo debate, al igual que uno de la UCR de San Luis. Con todo, el caso más notorio fue el de un legislador de Cambiemos de Tierra del Fuego que se había fotografiado con los oficialistas que estaba en contra.

Además de la tradicional oposición de la Iglesia católica al aborto, está claro que la eventual aprobación de su legalización en la patria del Papa lo coloca en una posición incómoda frente a los sectores católicos conservadores que cuestionan sus reformas. Aunque minoritarios, esos  sectores, siguen muy activos a más de cinco años del inicio del actual pontificado, recargados desde que el año pasado Francisco aprobó la comunión a los divorciados en nueva unión bajo ciertas condiciones. 

No es la primea vez que Macri deja a Jorge Bergoglio en una posición interna complicada. Siendo jefe de Gobierno de la Capital Federal se negó a apelar un pronunciamiento de una jueza de la Ciudad (anterior a la sanción de ley de matrimonio gay) que declaró inconstitucional que dos personas del mismo sexo no se puedan casar, en momentos en que los sectores eclesiásticos ortodoxos del Vaticano y de la Argentina querían desplazarlo al hoy pontífice del arzobispado porteño.

La contrariedad de Francisco se vio reflejada 48 horas de la media sanción, cuando al hablar ante la ONG Forum Familia equiparó la interrupción voluntaria del embarazo en los casos en que el feto presenta alguna patología –por ejemplo, el síndrome down- con “las prácticas de los nazis”. Es cierto que no mencionó a la Argentina, pero es imposible no establecer una relación. A la vez que ello fue un claro mensaje a los senadores que ahora deberán definir la suerte del proyecto.

En la Cámara alta había una clara mayoría en contra de la legalización del aborto cuando Macri habilitó el debate, a diferencia de Diputados, dónde la votación se presentaba más reñida, según coincidían todas las proyecciones. Es que el peso de la tradición católica fuerte en el interior, sobre todo en las provincias del norte. Pero el impulso que tomó el proyecto tras la media sanción y el activismo de las feministas habría cambiado el rumbo.

Mientras el Papa respeta que sea la Iglesia argentina la que haga gestiones ante los legisladores y que, en fin, con las ONG provida lleve adelante una campaña contra el aborto, los obispos de las provincias seguramente intensificarán sus contactos con sus representantes ante el Congreso (ahora con los senadores) para asegurar una mayoría en la votación. Claro que al clima adverso se sumará –como en Diputados- la presión del gobierno.

Para colmo, en medios gubernamentales se afirma que Macri perdió todo interés en mejorar su relación con el Papa. Le achaca no haber tenido “un solo gesto” a favor de su gobierno y de complicarle la vida con los movimientos sociales, la Pastoral Social y los curas villeros. Además, considera que la Iglesia perdió prestigio –y, con ello fuerza- por los casos de abusos cometidos por miembros del clero.

Así las cosas, el deterioro de la relación entre Francisco y Macri promete profundizarse, justo cuando la situación social se complica de la mano de un mayor ajuste con impacto recesivo. Y se sabe, la Iglesia es una gran contenedora en tiempos de crisis.

Retorna al Vaticano una carta escrita por Cristóbal Colón

ENCUESTA DEL MES

Legalización del aborto: ¿Cómo cree que será la votación en el Senado?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Creo y por eso hablo - Viviana Endelman Zapata - Edit. Dunken

Un diálogo respetuoso y testimonial con quienes no tienen fe

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

De la conexión a la comunión - Mariel Caldas - Editorial Stella

El desafío de transmitir la Buena Noticia en la cultura digital

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Bergoglio, el pueblo y el populismo

Por: José María Poirier *