Miércoles 25.04.2018

es posible la salida de algunos obispos

Abusos: Iglesia chilena admite "errores" y quiere "corregirlos"

Al término de un plenario, los 32 obispos expresaron su "dolor y vergüenza" por no haber logrado que "las heridas de los abusos sanaran". Señalaron que acogen "con fe y obediencia" la carta del Papa. Y bregan por la seguridad de los menores en la Iglesia.
Comparte

Los obispos chilenos afirmaron este viernes que acogen con "fe y obediencia filial" la misiva que les envió el Papa Francisco para convocarlos a Roma con el objetivo de analizar el presunto encubrimiento de abusos sexuales del que está acusado el obispo Juan Barros. 

"Junto al Papa, sentimos dolor y vergüenza porque, a pesar de las acciones realizadas estos años, no hemos logrado que las heridas de los abusos sanaran en los corazones de muchas víctimas y siguen siendo una llaga abierta en el corazón de la Iglesia en Chile", señalaron los obispos de la Conferencia Episcopal chilena en un comunicado. 

Los 32 obispos chilenos difundieron este mensaje al finalizar la asamblea plenaria que se realiza anualmente, y que esta vez estuvo marcado por la misiva del Papa sobre el caso de Juan Barros, que participó en el encuentro. 

Los religiosos consideraron que la intervención del pontífice en este asunto es "un camino concreto para que juntos podamos ayudar a sanar y reparar las heridas que aún permanecen abiertas". 

"Queremos hacernos cargo de los errores que nos correspondan y corregirlos, de tal forma que la Iglesia sea, cada vez más, un ambiente sano y seguro para niños, niñas y jóvenes", manifestaron. 
 
El miércoles y el jueves,el presidente del Episcopado chileno, monseñor Silva, ya había manifestado "dolor por los abusos de menores y la manipulación de conciencias", tras admitir que "es evidente que no hemos hecho lo suficiente. Es evidente que hay muchas cosas por hacer. Nuestro compromiso es que esto no vuelva a ocurrir".

"Tenemos un encuentro con el Papa y nosotros mismos vamos a proponerle un plan de renovación de la Iglesia (...) Es posible que el Papa le pida a algunos obispos que dejen su diócesis", aseguró Santiago Silva a radio Cooperativa,  sobre el viaje que harán en mayo a Roma.

Francisco, que en enero defendió a Juan Barros, envió una misiva a los obispos chilenos después de recibir el informe del arzobispo maltés Charles J. Scicluna, que viajó a Chile para atender a los testimonios de las presuntas víctimas de los abusos. 

Tras leer el informe, que recoge 64 testimonios, el Papa pidió "la colaboración y asistencia" del clero chileno "en el discernimiento de las medidas que a corto, medio y largo plazo deberán ser adoptadas para restablecer la comunión eclesial". 

Para ello, convocó al clero chileno a Roma "para dialogar sobre las conclusiones de la mencionada visita" y sobre las suyas propias. 

Francisco también reconoció sus "graves equivocaciones de valoración" sobre el caso de Barros y afirmó que le han hecho sentir "dolor y vergüenza". 

Juan Barros, nombrado obispo en marzo de 2015 por el Papa Francisco, fue acusado en Chile de encubrir los casos de abusos sexuales cometidos por el influyente Fernando Karadima cuando éste era párroco de la iglesia de El Bosque, en Santiago.



Fuente: EFE