Tras más de 300 años de obediencia a Moscú

Cisma en la Iglesia ortodoxa: Ucrania se independiza de Rusia

La decisión de otorgar la “autocefalia” a la Iglesia ucrania la adoptó el Sínodo de la Iglesia de Constantinopla, que encabeza el patriarca Bartolomé. Como represalia, la Iglesia rusa rompió relaciones con ese Patriarcado Ecuménico.
Comparte

El Patriarcado Ecuménico de Constantinopla ha aprobado el establecimiento de una iglesia independiente en Ucrania, una decisión criticada duramente desde la Iglesia Ortodoxa de Rusia y que supone además el mayor cisma en la cristiandad desde hace casi un milenio.

En un comunicado publicado en su web, el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla ha confirmado que, tras tres días de sínodo, ha decidido "renovar la decisión ya tomada de que se proceda a garantizar la autocefalia a la Iglesia de Ucrania".

Asimismo, ha indicado que se ha aprobado rehabilitar el Patriarcado Ecuménico de Kiev, excomulgado por la Iglesia Ortodoxa rusa a principios de los años noventa del siglo XX por apostar por la separación de Moscú.

El Santo Sínodo también decidió suspender el anatema y “restaurar la función jerárquica” de los patriarcas Makari y Filaret, respectivamente a cargo de la Iglesia Ortodoxa Ucrania Autocéfala, fundada en 1917, y la Iglesia Ortodoxa Ucrania del Patriarcado de Kiev, creada en la década de los noventa.

Filaret, líder de la Iglesia Ortodoxa Ucrania, había sido excomulgado por Moscú por autoproclamar en su momento una iglesia independiente del Patriarcado ruso.

Apenas conoció la decisión del patriarca ecuménico, Filaret adelantó que convocará un concilio para consumar la unificación de todos los ortodoxos ucranios, estimados en más de 30 millones, bajo una sola iglesia con capital en Kiev.

En este sentido, ha revocado también el lazo legal incluido en una carta sinodal de 1686, "publicada para las circunstancias de ese momento", que daba los derechos al Patriarcado de Moscú sobre la ordenanza de Kiev.

Por último, ha pedido "a todas las partes implicadas" que "eviten la apropiación de iglesias, monasterios y otras propiedades, así como cualquier otro acto de violencia o venganza, para que la paz y el amor de Cristo permanezcan".

Aunque todas las iglesias ortodoxas son autocéfalas, no responden a una jerarquía, Constantinopla mantiene la autoridad moral del Patriarcado.

No obstante, hasta ahora, la iglesia ucrania sí dependía de la de Moscú, regida por el patriarca Kiril I, que aglutina el mayor número de fieles. Sin embargo, desde la anexión rusa de Crimea y la llegada al poder en Ucrania de un gobierno proeuropeo, la independencia de su principal organización religiosa era una cuestión de Estado.

“Para nosotros, nuestra propia Iglesia es una garantía de nuestra libertad espiritual”, ha indicado el presidente ucranio, Petró Poroshenko. Asimismo, este asegura que el Estado “respetará la elección de aquellos que decidan permanecer bajo las estructuras que mantienen la unidad con la Iglesia ortodoxa rusa”.

Hasta ahora, la Iglesia ortodoxa se organizaba en 15 instituciones independientes unas de las otras, a las que se debe añadir la ucraniana. El pasado septiembre, Kiril I descartaba el cisma y aseguraba que “la unidad espiritual de la Santa Rusia no se puede romper”.

Asimismo, el Santo Sínodo también ha decidido “restaurar la función jerárquica” del patriarca Filaret Denisenko, después de examinar una apelación que se había hecho contra su excomunión por parte de Moscú. Después de la independencia de Ucrania en 1991 y la caída de la URSS, Filaret, exjerarca del Patriarcado de Moscú, creó una Iglesia ortodoxa ucrania que se declaró patriarcal, lo que le hizo ser excomulgado por Rusia.

En el sínodo, que se inauguró el miércoles, dos emisarios de Constantinopla enviados a Ucrania en septiembre expusieron los resultados de su misión y los contactos que tuvieron en el lugar. La misión de estos dos emisarios en Kiev se había interpretado como el preámbulo del reconocimiento por parte de Constantinopla de una Iglesia ortodoxa ucrania independiente.

Uno de los dos emisarios, el arzobispo estadounidense Daniel, también había declarado que la creación de una Iglesia ortodoxa ucraniana independiente, buscada por Kiev y reconocida fuera de Ucrania, ya estaba “decidida”, a pesar de la fuerte oposición del Patriarcado de Moscú.

Fuente: VR y agencias