Miércoles 13.12.2017

por los cruces de WASHINGTON Y PYONGYANG

Corea: crece la tensión y los obispos llaman a orar por la paz

Mientras Estados Unidos y Corea del Norte se profieren amenazas, en el sur de la península los obispos alientan a pedir la intercesión de la Virgen María para que cesen las hostilidades y se evite cualquier riesgo de conflicto armado.
Comparte

Mientras las tensiones sobre el programa nuclear y los misiles de Corea del Norte aumentan, los obispos coreanos están alentando a los católicos de Corea del Sur a pedir la intercesión de la Virgen María, por la paz en la península.

En su mensaje con motivo de la próxima celebración, el 15 de agosto, de la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María y Día de la Liberación, el arzobispo de Seúl, cardenal Andrew Yeom Soo-jung, pidió a los católicos que rezaran el rosario en conmemoración del centenario de la aparición mariana en Fátima.

“La Virgen María nos urgió a rezar el rosario para la conversión de los pecadores y para la paz en el mundo”, dijo el cardenal Yeom.

“El rosario es nuestra arma espiritual para derrotar eficazmente al mal y nos ayudará a superar los desafíos de nuestra fe y transfigurarnos para convertirnos en trabajadores por la paz mundial”, expresó el purpurado coreano.

Corea fue liberada del dominio colonial japonés el 15 de agosto de 1945, coincidentemente el mismo día en que los católicos celebran la fiesta de la Asunción de María. La Iglesia católica en Corea también está dedicada a la Santísima Madre y considera su liberación como un “don de María”.

El cardenal Yeom expresó su profunda preocupación por las crecientes tensiones en la península coreana alimentadas por los programas nucleares y los misiles de Corea del Norte.

“Por la seguridad y el futuro de todos los coreanos, Corea del Norte debe venir a la mesa de debate y abandonar sus armas nucleares”, señaló.

Corea del Norte dijo el 9 de agosto que está “examinando cuidadosamente” los planes para un ataque con misiles en el territorio estadounidense de Guam, pocas horas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, advirtiera a Pyongyang que responderá con “furia y fuego” cualquier amenaza a los Estados Unidos.

Por su parte el obispo de Daejeon, monseñor Lazarus You Heung-sik, en su mensaje para la fiesta mariana, expresó que “La Iglesia debe promover la cultura de la paz y la vida contra la cultura de la muerte que está creciendo en la península de Corea. Misericordia y paz”.

Asimismo el obispo de Uijeongbu, monseñor Peter Lee Ki-heon pidió un acuerdo de paz entre las dos Coreas que técnicamente todavía están en guerra. El obispo también pidió a los líderes mundiales que trabajen juntos para resolver las tensiones en la península.

También el obispo de Andong, monseñor John Chrysostom Kwon Hyeok-ju, sumó su voz alentando a los católicos de Corea a que fueran “trabajadores por la paz”. “Logremos la paz en esta tierra haciendo obras para la paz en nuestra vida diaria”, indicó.


Fuente: AICA