crítico del régimen de Maduro

El Papa aceptó la renuncia del cardenal Urosa

El purpurado tuvo enfrentamientos fuertes tanto con Hugo Chávez como con su sucesor. Recientemente suscribió la declaración, en la que la Iglesia denunció la "perversa ideología" del gobierno bolivariano.
Comparte

El papa Francisco aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Caracas presentada por el cardenal Jorge Urosa, informó la oficina de prensa de la Santa Sede.

El pontífice nombró administrador apostólico sede vacante et ad nutum Sanctae Sedis de la jurisdicción eclesiástica al cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, arzobispo de Mérida (Venezuela).

El cardenal Urosa fue uno de los más críticos de los gobiernos de Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro y, junto con el resto de los obispos venezolanos, suscribió el documento reciente en el que la Iglesia denunció la “perversa ideología” de régimen del ahora líder bolivariano.

La Iglesia aseguró que Venezuela avanza hacia su "liberación integral" con una serie de pequeñas protestas que se registran en varias regiones por la crisis económica y las fallas crónicas en servicios públicos.

"Las protestas indican el fracaso de un modelo que (...) desde hace muchos años el pueblo viene denunciando. Cuando una mecha se ha encendido, ya no se apaga, y se va haciendo más fuerte hacia su destino final: la liberación integral", expresó monseñor José Luis Azuaje, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

Durante una asamblea ordinaria de la CEV, Azuaje pidió a los venezolanos "despertar y reaccionar".

"Este pueblo está hablando, las miles de protestas que se suceden diariamente, aunque no se reportan en los medios de comunicación, manifiestan el gran descontento que existe ante (...) la falta de racionalidad y pericia de quienes deben tomar decisiones en materia pública", sostuvo el prelado.

La Iglesia denunció que la "perversa ideología" del gobierno socialista de Nicolás Maduro ha dejado a "niños y ancianos desnutridos, jóvenes que han sido asesinados por balas criminales, una economía maltrecha que ha generado una hiperinflación, y personas obligadas a salir del país".

Azuaje pidió a la oposición "reconstruir el liderazgo social", comprender la necesidad de la unidad, y dejar de lado la "arrogancia política".

La Iglesia católica ha sido dura crítica de las políticas de Maduro, quien ha llegado a llamar "diablos con sotana" a algunos de sus representantes. Venezuela atraviesa una aguda crisis económica, con una hiperinflación que podría superar 13.800% este año, según el FMI, y 200.000%, de acuerdo con el Parlamento, de mayoría opositora.

Fuente: VR y agencias