apoyo a "solucion negociada" con israel

El Vaticano firmó un histórico acuerdo con el "Estado" palestino

El entendimiento aborda los aspectos esenciales de la actividad de la Iglesia católica en territorio palestino. El texto firmado se apoya en la solución de "dos Estados" para el conflicto que mantienen palestinos e israelíes.
Comparte

El Vaticano y "el Estado de Palestina" firmaron hoy un acuerdo que "trata de los aspectos esenciales" de la actividad de la Iglesia católica en el territorio palestino, informó la Santa Sede.

El texto, como adelantó el Vaticano el pasado 13 de mayo, se apoya en la solución de "dos Estados" para el conflicto con Israel y del que entonces dijo que podría ayudar al reconocimiento de una Palestina "independiente".

El acuerdo, se reiteró hoy, "reafirma el apoyo a una solución negociada y pacífica de la situación en la región".El texto da seguimiento al Acuerdo de Base que firmaron la Santa Sede y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) el 15 de febrero de 2000 y "es el resultado de las negociaciones desarrolladas por la comisión de trabajo bilateral durante los últimos años", según un comunicado de la Santa Sede. Por parte del Vaticano firmó el acuerdo el arzobispo Paul Gallagher, secretario de Relaciones con los Estados, mientras que por el lado palestino lo hizo el ministro de Asuntos Exteriores, Riad al Malki. Gallagher destacó en un discurso distribuido por el Vaticano que "en contraste con el acuerdo anterior, éste se firma entre la Santa Sede y el Estado de Palestina".

"Eso indica el progreso hecho por la Autoridad Palestina en los últimos años y sobre todo el nivel de apoyo internacional, que culminó con la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 29 de noviembre de 2012, que reconoció a Palestina como Estado observador no miembro de las Naciones Unidas", agregó. El arzobispo expresó su deseo de que este acuerdo "pueda de alguna manera ser un estímulo para acabar con el prolongado conflicto palestino-israelí (...) también espero que la muy deseada solución de dos Estados se convierta en una realidad lo más pronto posible".

Por su parte, el titular de Exteriores palestino destacó el carácter "histórico" del acuerdo, que "por primera vez incluye el reconocimiento oficial de la Santa Sede de Palestina como un Estado".

Y que además supone "el reconocimiento del derecho del pueblo de Palestina a la autodeterminación, libertad y dignidad en un estado independiente, libre de las trabas de la ocupación".

Al Malki recordó que en el acuerdo se destaca "el estatuto especial de Palestina como cuna de la cristiandad y de la religiones monoteístas" y que el estado palestino "reitera su compromiso con el combate contra el extremismo".

Añadió, como subrayó también Gallagher al hablar del ámbito del texto firmado hoy, que el acuerdo afecta a los "derechos, privilegios, inmunidades y libre acceso" de la Iglesia católica en territorio palestino. El acuerdo entre el Vaticano y el Estado Palestino sigue efectivamente al que la Santa Sede alcanzó en 2000 con la OLP, aunque las relaciones oficiales entre ambas partes se establecieron ya el 26 de octubre de 1994. Las negociaciones se reanudaron después de 2010 y han tenido como consecuencia el acuerdo firmado hoy.

El órgano oficial del Vaticano, "L'Osservatore Romano", subrayó como "puntos clave" del acuerdo la autodeterminación, el objetivo de la solución de los dos Estados, el "significado no solo simbólico de Jerusalén, su carácter sagrado para hebreos, cristianos y musulmanes" y los intereses de la Santa Sede en Tierra Santa. En un artículo firmado por Vincenzo Buonomo, profesor de Derecho Internacional en la Pontificia Universidad Lateranense, el periódico destaca que el acuerdo regula aspectos del funcionamiento de la Iglesia católica en Palestina, como el régimen fiscal de sus propiedades o la exención de servicios personales, como el militar, para su personal.

Además, afecta a los lugares santos y confirma que el concepto de "santidad" es "fuente de obligaciones para la autoridad civil" en relación con la "autoridad y jurisdicción canónica" de la Iglesia católica. Buonomo menciona que este aspecto se relaciona además "con la libertad de culto y todas las garantías necesarias para las peregrinaciones y las instalaciones de acogida de los peregrinos" a Tierra Santa.

Fuente: Agencia  EFE