Tras su acercamiento a Rusia y China

Francisco, dispuesto a derribar otro muro: podría visitar Corea del Norte

El Papa recibirá el 18 de octubre en audiencia al presidente surcoreano, Moon Jae-in, quien le entregará una invitación formal de su par norcoreano. De concretarse, será el primer pontífice en visitar ambos países de la península, tras separarse en 1948.
Comparte

El papa Francisco recibirá en audiencia en el Vaticano al presidente surcoreano, Moon Jae-in, el próximo 18 de octubre, informa este martes en una nota el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke.

El secretario de Estado, Pietro Parolin, oficiará una misa en la basílica de San Pedro por la "Paz en la península coreana" en la que participará el presidente Moon, añade el comunicado vaticano.

Hoy el portavoz presidencial surcoreano, Kim Eui-kyeom, anunció que Moon entregará a Francisco una invitación del líder norcoreano, Kim Jong-un, para que visite Corea del Norte.

"Durante el encuentro con el papa Francisco, (Moon) transmitirá el mensaje del presidente Kim Jong Un de que le dará una cálida bienvenida si visita Pyongyang", dijo el portavoz de Moon, Kim Eui-kyeom, a periodistas.

De concretarse, Francisco se convertiría en el primer pontífice en visitar las dos Coreas, divididas en 1948.

Moon impulsa el acercamiento con Kim, tras haber sostenido tres reuniones en el último año.

En la última cumbre, que se llevó a cabo en Pyongyang el mes pasado, Moon estuvo acompañado por el arzobispo surcoreano Hyginus Kim Hee-joong.

Durante esa reunión a la que asistió el arzobispo, Kim le pidió que comunicara al Vaticano sobre su intención de obrar a favor de la paz, según el portavoz de Moon.

El líder norcoreano dio varios pasos hacia la reconciliación desde el año pasado, que incluyó una histórica cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump en junio.

La libertad religiosa está inscrita en la Constitución norcoreana. Pero toda actividad religiosa está estrechamente vigilada y totalmente prohibida por fuera de las estructuras oficiales.

A principios del siglo XX, antes de la división de la península, Pyongyang era un importante centro religioso con numerosas iglesias y una comunidad cristiana que recibió el apodo de "Jerusalén de Asia".

Pero el fundador del régimen y abuelo del actual líder, Kim Il Sung, consideraba la religión cristiana como una amenaza contra su reino autoritario y la erradicó con ejecuciones y trabajos forzados en los campos.

Desde entonces, el régimen norcoreano autorizó a las organizaciones católicas a desarrollar proyectos de ayuda en su territorio, pero no tiene relaciones directas con el Vaticano.

En su visita a Corea del Sur en 2014, el papa Francisco dio una misa especial en Seúl dedicada a la reunificación coreana.

Fuente: Agencias