En una carta al ministro Aranguren

La Iglesia advirtió al Gobierno sobre la reforma de la Ley de Glaciares

La Comisión Episcopal de Pastoral Social pidió que se asegure la "protección del agua", promueva el "diálogo" y realice "consultas previas" con especialistas y referentes sociales antes de impulsar una reforma para habilitar actividades extractivas.
Comparte

La Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Iglesia en la Argentina le recomendó al Gobierno nacional que asegure la "protección del agua", promueva el "diálogo" y realice "consultas previas" con especialistas y referentes de la sociedad civil, si decide impulsar una reforma de la Ley de Glaciares con actividades extractivas.

A través de una carta abierta que dirigió al ministro de Energía, Juan José Aranguren, la Pastoral Social expresó su interés en que una modificación de la ley, "con el fin de promover una mayor explotación minera en el área cordillerana" contemple la realización de "estudios" ambientales y la "aprobación de instituciones encargadas de velar por el adecuado manejo del ambiente del Estado nacional".

"Nos parece que sería imprescindible un adecuado proceso de diálogo y consulta previa, con la mayor cantidad de actores, de manera de llegar a consensos superadores, antes de promover iniciativas que podrían perjudicar no sólo al ambiente sino a nuestras comunidades cordilleranas", declararon los obispos.

El episcopado lamentó que "no habiéndose cumplido los necesarios inventarios de glaciares y zonas periglaciares que actúan como reservas hídricas en el territorio nacional con toda la información necesaria para su adecuada protección, control y monitoreo (...) ya se esté pensando en modificarla para hacerla menos estricta y por ende menos protectora de estas importantes fuentes hídricas, contrariando el principio precautorio en materia ambiental".

Días atrás, el secretario de Minería, Daniel Meilán, ratificó que el gobierno remitirá en las próximas semanas al Congreso Nacional un Nuevo Acuerdo Federal Minero firmado con 17 provincias e impulsará el debate de un texto para una reforma a Ley de Glaciares que contemple actividades extractivas.

"Nos llama la atención (...) que no se mencionen los necesarios estudios y aprobación previas, por parte de instituciones encargadas de velar por el adecuado manejo del ambiente, ni de organizaciones de la Sociedad Civil que han trabajado muchos años sobre temas ambientales, que merecerían ser escuchadas y sus opiniones tenidas en cuenta", insistió el episcopado.

La Iglesia remarcó la "importancia" que tiene el agua para las comunidades "que viven y cultivan la tierra en zonas cercanas a los glaciares" debido a que dependen de los "ríos que surgen de los deshielos".

"La protección del agua, el respeto por los deseos y el modo de vida de las comunidades y el cuidado de la casa común, son temas mencionados explícitamente en la encíclica ?Laudato Si? del Papa Francisco", recordó la comisión en la misiva.
Reseñaron también que ese mensaje papal puso de relieve una "gran preocupación por la contaminación, la sobreexplotación y la falta de estrictos controles", constatados en el país en las últimas décadas y que "han significado, como consecuencia, reiterados accidentes por derrames de cianuro".

"Es un problema que afecta a todos y hace que nuestra casa común sufra tanta miseria y clame por soluciones efectivas, realmente capaces de superar los egoísmos que impiden la realización de este derecho vital para todos los seres humanos", subrayaron.

Con palabras de Francisco, el episcopado concluyó: "Es necesario otorgar al agua la centralidad que merece en el marco de las políticas públicas. Nuestro derecho al agua es también un deber con el agua".

Por último, los clérigos expresaron su confianza en "ser escuchados" y marcaron su certeza de que las autoridades estatales "trabajarán por el bien común y el cuidado de la casa común".


Fuente: Télam