Miércoles 13.12.2017

vandalismo en río negro, chubut y neuquén

La Iglesia toma distancia de la violencia de grupos mapuches

El obispo auxiliar de Comodoro Rivadavia, Fernando Croxatto, dijo que "no podemos avalar" el actuar de la Resistencia Ancestral Mapuche, un grupo cuestionado por los mismos pobladores. Afirmó que la Iglesia apoya desde "un camino distinto, el del diálogo"
Comparte

Fernando Croxatto, obispo auxiliar de la diócesis de Comodoro Rivadavia y futuro obispo de Neuquén dijo que las acciones de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) lejos de ayudar a la lucha de las comunidades mapuches “los suma a todos en una bolsa que los denigra a ellos mismos”.

“No podemos avalar esto, no podemos estar contentos si se afirma que van a dar la vida por esto”, dijo el obispo, quien despegó a la Iglesia de las acciones del RAM y aseguró que la Iglesia está al lado de las comunidades mapuches pero “en un camino distinto, de diálogo”.

De paso por Trelew, donde participó de las actividades por el día de San Cayetano, el último lunes, Croxatto dijo sobre los incidentes protagonizados por la RAM en la cordillera al diario Jornada: "Ustedes saben que por un lado nosotros como iglesia tenemos una pastoral que se llama pastoral aborigen, más conocida como Endepa, que son equipos de pastoral aborigen diocesana y es un tema que venimos trabajándolo”.

“Hace varios años que venimos con esta problemática, y en esto siempre hay que distinguir, una cosa es el pedido y otra, a veces, qué está detrás. A veces hay grupos particulares que no son aceptados por la mayoría del pueblo aborigen, por los mapuches, que no los quieren, que no se identifican con el grupo RAM y que siguen trabajando y luchando por la defensa de la tierra, por la defensa de sus bienes, de sus producciones, de sacar adelante la meseta. Pero esto me parece que no ayuda a todo ese camino que se va haciendo, con las dificultades y abusos que se han tenido y que se siguen teniendo en muchas situaciones”.

Según Croxatto, los hechos protagonizados por el grupo Resistencia Ancestral Mapuche “en vez de ayudarlos a que los miren con compasión los suman a todos en una bolsa que los denigra a ellos mismos” y aseguró: “No estamos de acuerdo con la acción del RAM, las voces que nos llegan desde la precordillera, del obispo de Esquel, que es quien más padece todo esto, es que se ve como muy tocado, muy dolido, porque mucha gente identifica como que esto la Iglesia lo está apoyando o avalando por Endepa y nosotros no estamos avalando esto, lo que se avala desde siempre en Endepa es la defensa los grupos más pobres y más carenciados, la pastoral está siempre al lado del camino de los pueblos originarios, pero no (de) esta violencia”.

Por otra parte, la comunidad mapuche de Cushamen salió a despegarse de las acciones de violencia que protagoniza la RAM.“La RAM no representa a la Comunidad de Cushamen, ya lo dijimos, no tenemos nada que ver y no somos parte de esto”, dijo Antonio Fermín, un referente de esa comunidad.

Fermín agregó que los líderes de la comunidad mapuche de la zona están reclamando que los integrantes de la RAM (que lidera Facundo Jones Huala detenido en la Unidad 14 de Esquel) “digan quiénes son con nombre y apellido. Queremos saber quiénes son y su lugar de origen porque de no ser así no son mapuches. Pero no dan a conocer su identidad, entonces quiere decir que no son mapuches. Hay infiltrados”, expresó en declaraciones a FM El Chubut.

Aclaró que al hablar de “infiltrados” se refiere a que “ahí hay gente de cualquier otro lado, que le gusta agitar y utilizan a los pueblos indígenas”.

Lamentó Fermín que frente a la resonancia que ha tomado el accionar violento de la RAM, muchas veces no se escucha la palabra de los verdaderos descendientes del pueblo indígena que vive en las comunidades. "Quizá porque vivimos tranquilos en los lugares que nos dejaron nuestros abuelos, nuestros padres. Nosotros somos gente de paz y jamás recurriríamos a la violencia para pedir o reclamar por nuestras tierras”, señaló.

A su vez, intendentes de la zona cordillerana afectada por las acciones de la RAM se reunieron en El Maitén y pidieron mayor seguridad en la zona. Firmaron un documento en el que expresan su preocupación porque el tema está afectando de manera significativa al comercio y al turismo. Y pidieron mayor cantidad de personal de Gendarmería en la zona.

En el informe que elaboró el Gobierno sobre el perfil de la agrupación RAM, figuran 77 hechos delictivos de violencia provocados en Río Negro, Chubut y Neuquén desde 2013 por parte de este grupo. "Hubo ataques que van desde incendios, daños, amenazas, privaciones ilegítimas de la libertad, destrucción de maquinaria y abigeato, entre otros delitos", dice el informe de 37 páginas. El grupo de resistencia mapuche se adjudicó en la Argentina estos delitos por medio de panfletos, redes sociales o pintadas con un escudo que los caracteriza. Los blancos elegidos por estos grupos de violentos son diversos: incendios a las tierras de plantaciones forestales; ataques a vehículos de empresarios; la usurpación de estancias de hacendados; ataques a periódicos de la zona; disparos intimidatorios a trabajadores judiciales; ataques a la Gendarmería; daños de los tendidos eléctricos o la ocupación de predios del Ejército, entre otros. La idea es generar un clima de anarquía y violencia extrema.


Fuente: Clarín / Infobae