la reconstrucción tras la derrota de ISIS

Patriarca caldeo: Occidente animó a los cristianos a huir de Irak

Lo denuncia monseñor Louis Sako en una carta pastoral. Puntualiza que la Iglesia no está formada solo por la jerarquía, sino por todos los fieles. En ese sentido, apela a la responsabilidad de los cristianos y a su misión en circunstancias difíciles.
Comparte

Uno de los hechos más dolorosos que golpeó a la comunidad cristiana iraquí en los últimos años fue su huida en masa de la ciudad de Mosul y de la Llanura del Nínive cuando sus pueblos tuvieron que ser totalmente evacuados por la llegada de los milicianos yihadistas del autoproclamado Estado Islámico (Daesh) y a muchas de estas familias “se las animó a emigrar a los países occidentales”.

Así lo recuerda el patriarca caldeo, monseñor Louis Raphael Sako, en una carta difundida en ocasión de la fiesta de Santo Tomás Apóstol, en la que invita a obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y fieles caldeos a reforzar la comprensión teológica de la Iglesia y de su misión “en las circunstancias difíciles” que marcan el presente.

La carta del patriarca, difundida a través de los canales oficiales del patriarcado caldeo, contiene un enérgico llamado a la unidad en la conciencia de que la Iglesia no está constituida solo por el patriarca, los obispos y el clero, sino que abarca a todos los fieles y llama a la responsabilidad de cada uno de ellos.

El Primado de la Iglesia caldea se dirigió a todos los políticos caldeos y a sus organizaciones invitándolos a salir de su propia actitud litigante y a unir fuerzas para contribuir juntos a la paz y a la reconstrucción nacional.

Ahora, tras la liberación de las regiones que durante tres años estuvieron bajo control del Daesh -subrayó el patriarca Sako al final de su misiva-, el objetivo primordial es “permanecer y trabajar por nuestro país”, contribuyendo generosamente a las campañas en marcha para favorecer el retorno de los expatriados y los refugiados a sus propias tierras y casas.


Fuente: AICA