en el muelle de itatí

Se derrumbó parte de la costanera por donde pasaba la procesión

El piso se hundió a causa de la multitud que se congregó para la peregrinación náutica conjunta de la patrona de Corrientes y de la Virgen de Caacupé de Paraguay. El desmoronamiento empañó el festejo y dejó seis heridos.
Comparte

Las imágenes de la Virgen surcaban el río Paraná y desde la orilla decenas de miles de devotos las seguían con la mirada, mientras rezaban y entonaban cánticos religiosos. La procesión náutica era una de las principales atracciones y los festejos en la ciudad correntina de Itatí se desarrollaban con alegría hasta que cedió parte de la costanera dejando a seis personas heridas.

Una niña con fractura de peroné debió ser llevada hasta la capital correntina, a 60 kilómetros de distancia, donde fue asistida en el hospital pediátrico Juan Pablo II. En tanto, una mujer mayor de edad también fue trasladada a la capital por una fractura de pelvis que obligó su internación en el hospital escuela General San Martín. Los otros cuatro lesionados recibieron atención en el centro de salud local por golpes y cortes, y se encuentran en observación.

El desmoronamiento del suelo en la Avenida Costanera del IV Centenario se produjo a la mañana durante la travesía náutica que llevó en peregrinación la imagen de la Virgen de Caacupé desde la vecina ciudad paraguaya de Pilar hasta en el muelle de Itatí, donde la esperaba una imagen de la virgen correntina para emprender juntas una procesión por las calles de la localidad.

Hasta allí llegaron unas 200.000 visitantes, 60.000 a caballo y en bicicleta, para conmemorar el 117° aniversario de la coronación pontificia de la Virgen de Itatí, una fiesta patronal que continuaba después del mediodía con una procesión y una misa oficiada por el arzobispo, Andrés Stanovnik. Dada la magnitud de gente que se acercó, se aplicó un dispositivo de 300 hombres para brindar seguridad, según indicó a Télam Félix Barboza, director general de Coordinación Interior de la Policía local.

Sin embargo, los festejos se vieron empañados con el desmoronamiento del piso de la costanera debido al peso de las personas, ya que su base está socavada por el agua de las crecientes.


Fuente: Clarín