La Iglesia argentina bajo el asedio del feminismo extremo

Por: Sergio Rubin

Comparte

Si la Iglesia no la pasó bien el año pasado por las duras críticas que recibió por oponerse a la legalización del aborto –que en casos puntuales llegó a expresiones groseras y hasta a la vandalización de frentes de templos- y severos reproches por el aporte que recibe del Estado –que la llevó a anunciar su progresiva renuncia de esos fondos-, el panorama que se le presenta para los próximos meses no parece que vaya a ser plácido.

Es que, pese al rechazo en el Senado del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, sus promotores anunciaron que volverán a la carga, sin reparar que se trata de un año electoral, que no parecer ser el mejor momento para un tema tan delicado. Por el contrario, debería servir para que los candidatos expliciten su posición frente al aborto y así su representación en este punto quede legitimada electoralmente.

Ya hubo en los últimos días algunos episodios protagonizados por el feminismo extremo como una imagen de la Virgen María pintarrajeada en Río Cuarto y otra con un pañuelo verde –el símbolo de quienes están a favor de la legalización del aborto- en una muestra en el Centro Cultural de la Memoria (ex ESMA). Además de agresiones frente a la catedral de un grupo que participó de la marcha por el Día de la Mujer.

Precisamente, con motivo de aquella jornada, el Episcopado a través de su Departamento de Laicos manifestó en un comunicado su preocupación por las agresiones, si bien puede colegirse que implícitamente incluyó a antiabortistas con actitudes extremas. “Nos distanciamos de todas las opciones violentas, tanto físicas como verbales, de quienes descalifican con odio las posturas de otras personas”, subraya.

Y, en tren de aplacar la confrontación, se afirma, por caso, que  “tanto quienes defendemos la vida desde la concepción, convencidos de que vale toda vida y acompañando también la protección integral de la madre, como quienes piden la legalización del aborto pensando en la vida de mujeres que mueren intentando un aborto clandestino, todos clamamos por la vida”. Pero los ánimos están muy caldeados.

Los recientes casos de niñas embarazadas tras ser violadas que, por el estado avanzado de la gestación, debieron ser sometidas a una cesárea revelaron la falta de una debate razonable. Es cierto que el Código Penal y un fallo de la Corte autorizan en ese caso la interrupción del embarazo y que su práctica no debe demorarse, pero ¿qué pasa cuando el feto se encuentra tan avanzado?

La Iglesia deberá acostumbrarse, pues, a una situación de tensión que va para largo. El desafío es abordar una discusión difícil sin agresiones de ningún lado. Reconociendo el drama de la mujer que aborta, pero a la vez respetando las convicciones de unos y otros y el sentimiento religioso de la gente, sea de la religión que fuese.

La Iglesia, los jóvenes y la moral: Sugerencias del sínodo

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que tras la cumbre contra los abusos se atacará en la Iglesia con mayor decisión este flagelo?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

La tilma de la Morenita - Claudio Perfetti - Edit. Paulinas y Santa María

La tilma de la Morenita - Claudio Perfetti - Edit. Paulinas y Santa María

Breve antología de los principales documentos sobre la Virgen de Guadalupe

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores