Miércoles 26.06.2019

La sexualidad en el Islam

Por: Ricardo Elía

Comparte

El libro de Abdelwahab Bouhdiba viene a despejar conceptualmente un asunto controversial muchas veces manipulado con mala intención por ciertos medios de comunicación y escritores al servicio de objetivos inconfesables. Se trata de una obra de
contenido filosófico, antropológico y etnológico dentro de la cual la sexualidad musulmana se nos aparece bajo la óptica de un ética fundada en el más radical lirismo de vida, en las más creadora legitimidad del deseo y en la más noble complementaridad del hombre y la mujer.

A continuación insertamos una serie de fragmentos extraídos de la edición publicada por Monte Ávila Editores (Caracas, 1980).

La ambición del presente trabajo es pensar en lo sexual y lo sagrado en sus relaciones recíprocas en el seno mismo de las
sociedades arábigo-musulmanas. No cedemos a una moda. La dialéctica del gozo y de la fe, coextensivas a lo humano, se sustrae a las variaciones coyunturales.
Por el contrario, lo que llama la atención es el carácter de huida que revisten muy frecuentemente, en el seno del mundo moderno, tanto las conductas amorosas como las conductas ante lo sagrado. Sin querer dramatizar demasiado una situación de por sí suficientemente inquietante, sería exacto decir que la crisis de la fe no es extraña a la crisis de la conciencia que afecta nuestra sociedad. Lo cierto es que una sociedad equilibrada conlleva a una sexualidad equilibrada, y no lo contrario. Ahora bien, el modelo islámico se presenta como la síntesis armoniosa y el ajuste permanente entre el goce y la fe. […]

La visión islámica de la pareja fundada sobre la armonía preestablecida y premeditada de los sexos, supone una complementariedad fundamental entre lo masculino y lo femenino. Esta complementariedad armoniosa es creadora y procreadora.
Entendamos por esto que la prolongación de la vida, que es felicidad y calma de las tensiones pero también satisfacción y goce
legítimos, no podría existir sino dentro del marco del nikâh, del cual ya hemos subrayado su carácter global, total y totalizante.
El Islam piensa en la separación y unión de los sexos al mismo tiempo, en su diferenciación y arreglo recíproco. De allí este valor per se reconocido hacia cada uno de los dos sexos.
La bipolaridad del mundo reposa sobre la rigurosa separación de dos “órdenes”, el femenino y el masculino. La unidad del mundo no se realiza sino en la armonía de los dos sexos.
El mejor medio de realizar el acuerdo deseado por Dios es, en el hombre, el asumir su masculinidad y, en la mujer, el asumir su feminidad. La visión islámica del mundo desculpabiliza los sexos para convertirlos en disponibles el uno al otro y para realizar un “diálogo de sexos” en el respeto mutuo y en la alegría de vivir. Todo aquello que viole el orden del mundo no será sino grave desorden, fuente de mal y anarquía fundamental. […]
El Islam es absolutamente hostil a todas las formas de realización sexual que sean antinaturales, ya que ellas se oponen al
encuentro de la armonía antitética de los sexos; ellas violan la armonía de la vida; prolongan al hombre en la ambigüedad; violan la arquitectura cósmica misma. Así la maldición divina engloba en su misma cólera a la mujer masculinizada y al hombre
afeminado, la hemofilia masculina y femenina, el autoerotismo, la zoofilia… todas estas desviaciones implican un rechazo a
aceptar el propio sexo y a asumir la condición femenina o masculina. La desviación sexual es desafío a Dios.
“Dios ha maldecido a aquéllos que cambian las fronteras de la tierra”. (9) En estos términos, el Profeta condena la violación de la separación de sexos.
La tradición observa que son cuatro las categorías de personas que incurren en la cólera divina: “Los hombres que se disfrazan de mujeres y las mujeres que se disfrazan de hombres, los que tienen relaciones con animales, y los hombres que se acuestan con los hombres”. (10) La homosexualidad (liwat) es objeto de la más viva condenación. (11) El liwat termina por designar a
todas las formas de perversión sexual y parasexual. […]
La recopilación de ahadiz de Al-Bujari tiene todo un libro sobre los buenos usos en materia de vestimenta. Al musulmán se
le deja absoluta libertad en la manera de vestirse, siempre y cuando se respete todo aquello que tiene como meta el diferenciar los sexos y proteger las formas del cuerpo. […] La barba goza en este conjunto de prescripciones, de un lugar completamente privilegiado.
Ella es el símbolo de la virilidad, así como el velo lo es de la feminidad. Al ser la barba símbolo de la masculinidad, habrá en el
Islam una forma de llevarla dentro de los cánones de lo establecido. La barba deberá llevarse larga pero recortada, peinada, alisada. (12) […] El Profeta dio ejemplo de ello al cuidarse su propia barba de manera meticulosa y paciente.
Él recomendaba el “recortar los bigotes y dejar crecer las barbas” (13) […] Otro hadiz “relaciona la amplitud de la barba a la de la razón”.
Hay, pues, una clara vinculación entre razón y barba. Entre barba y autoridad, sabiduría, poder, consideración, la correspondencia es muy estrecha. […] en la sociedad árabe tradicional, se reconocía el rango social de un hombre según la longitud, la forma y el color de su barba. [pp. 53-54 y 57-59]

Libro La sexualidad en el Islam, de Abdelwahab Bouhdiba.
Selección de textos y notas por Ricardo H. Elía, director de cultura del Centro Islámico de la República Argentina

Vaticano: Una excepción al celibato no es eliminar la regla

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que el Papa autorizará la ordenación de hombres casados para regiones de gran escasez de sacerdotes?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

Mediante la exhortación apostólica el Papa trae aliento y esperanza a los jóvenes

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores