Día de la Inmaculada Concepción

Ante la Virgen, el Papa lloró al rogar por la paz en "la martillada" Ucrania

Durante el tradicional ruego ante la imagen de María en Plaza España, Francisco se emocionó cuando le dijo: "Me hubiese gustado traerle el agradecimiento del pueblo ucraniano" por el fin de la guerra. Debió interrumpir su súplica por unos segundos.
Comparte

Y el Papa se quebró. Rompió a llorar. En el momento en el que se refería a la "martilleada Ucrania", Francisco, apoyado en su bastón, comenzó a llorar. Desconsoladamente. Con la sensación de no haber podido presentar ante la imagen de la Virgen de la Inmaculada la consecución de la paz en el país. Uno de los momentos más impactantes de este pontificado, que nos hizo ver a un Papa frágil, que sufre con los que sufren, que llora con los que lloran.

"Virgen Inmaculada, me hubiera gustado hoy traerle el agradecimiento del pueblo ucraniano", arrancó el Papa.... y no pudo seguir. Quiso decir "por la paz que desde hace tiempo pedimos al Señor". El santo pueblo de Dios le acompañó, con el silencio, con el aplauso, con el corazón puesto en Kiev, en Leópolis, en Zaporiya...

"En cambio, todavía tengo que presentarte la súplica de los niños, de los ancianos, de los padres y las madres, de los jóvenes de esa tierra martilleada", pudo proseguir, al cabo de un minuto, el Pontífice. Con un mensaje de esperanza. "En realidad todos sabemos que estás con ellos y con todos los que sufren, como estabas al lado de la cruz de tu hijo".

Era la primera vez que el Papa acudía, con público, a visitar al monumento a la Inmaculada, situado frente a la emabajad española, desde que arrancara la pandemia. Durante dos años, lo hizo en solitario, asumiendo el dolor de un mundo en crisis. Ahora, acompañado, el pueblo -como si fuera su bastón- le sostuvo. 

Al salir de la zona de Plaza España, que estaba atestada de turistas en unn día feriado y un fin de semana extendido,  se detuvo brevemente a los periodistas y dijo en referencia a su emoción que la guerra es un dolor muy grande" y que constituye "una derrota para la humanidad"

Oración del Santo Padre

Nuestra Madre Inmaculada,

Hoy el pueblo romano se aprieta a tu alrededor.

Las flores que se deposita en tus pies

De muchas realidades de la ciudad

Expresan el amor y la devoción por ti,

Que nos vigila a todos.

Y tú también ves y te das la bien

Esas flores invisibles que son tantas invocaciones, tantas súplicas silenciosas, a veces asfixiadas, ocultas pero no para ti, que eres Madre.

Después de dos años en los que he venido

Para rendir homenaje a ti mismo en el día,

Hoy vuelvo a ti junto con la gente

De esta Iglesia y de esta Ciudad.

Y te traigo los agradecimientos y súplicas de todos tus hijos, cercanos y lejanos.

Tú, desde el Cielo en el que Dios te ha acogido,

Ves las cosas de la tierra mucho mejor que nosotros; pero como Madre escuchas nuestras invocaciones para presentarlas a tu Hijo,

A su Corazón lleno de misericordia.

En primer lugar, te traigo el amor filial

De innumerables hombres y mujeres, no sólo cristianos, que nutren por ti el mayor reconocimiento

Por tu belleza toda gracia y humildad:

Porque en medio de tantas nubes oscuras

Eres un signo de esperanza y consuelo.

Te traigo las sonrisas de los niños,

Que aprenden tu nombre ante tu imagen, en brazos de las madres y abuelas,

Y empiezan a conocer

Que también tienen una madre en el cielo.

Y cuando, en la vida, sucede que esas sonrisas

Dan paso a las lágrimas,

Lo importante que es haberte conocido,

¡Ha tenido tu maternidad como regalo!

Te traigo la gratitud de los ancianos y de los ancianos: un agradecimiento que hace uno con sus vidas,

Tejido de recuerdos, de alegrías y dolores,

De logros que ellos saben bien

De haber alcanzado con tu ayuda, sosteniendo su mano en la tuya.

Te traigo las preocupaciones de las familias,

De los padres y madres que a menudo tienen dificultades para cuadrar los presupuestos de la casa,

Y se enfrentan día a día

Pequeños y grandes retos para seguir adelante.

En particular, confío en las parejas jóvenes, porque mirándote a ti y a San José se enfrentan a la vida con valentía confiando en la

Providencia de Dios.

Te traigo los sueños y las ansiedades de los jóvenes,

Abiertos al futuro pero frenados por una cultura rica en cosas y pobre en valores,

Saturada de información y deficiente en la educación, persuasiva en la ilusión y despiadida en la ilusión. Te recomiendo especialmente a los chicos

Que más se han visto afectados por la pandemia,

Para que poco a poco se recuperen

A sacudir y desplegar sus alas

Y recuperen el gusto de volar alto.

Virgen Inmaculada, me hubiera gustado hoy

Traerle el agradecimiento del pueblo ucraniano

Por la paz que desde hace tiempo pedimos al Señor. En cambio, todavía tengo que presentarte la súplica

De los niños, de los ancianos,

De los padres y las madres, de los jóvenes

De esa tierra martillada.

Pero en realidad todos sabemos

Que estás con ellos y con todos los que sufren,

Así como estabas al lado de la cruz de tu Hijo.

¡Gracias, Madre nuestra!

Mirando a ti, que eres sin pecado, podemos seguir creyendo y esperando que el amor gane sobre el odio,

Sobre la mentira gane la verdad, sobre la ofensa gane el perdón,

Sobre la guerra gane la paz. ¡Así sea!