ante el desastre nacional y humanitario 

Bolivia: Iglesia pide sancionar a quienes causen incendios

El episcopado boliviano sospecha que detrás del fuego en la Chiquitania, que arrasa cientos de miles de hectáreas de bosques y pastizales, hay un interés de ampliar la frontera agrícola en el país y pide "sanciones ejemplares" para quienes lo provoquen.
Comparte

La Iglesia católica boliviana sospecha que detrás de los incendios en la Chiquitania, que arrasan cientos de miles de hectáreas de bosques y pastizales, hay un interés de ampliar la frontera agrícola en el país y pide "sanciones ejemplares" para quienes provoquen fuegos. En un comunicado difundido este miércoles por su secretario general, Aurelio Pesoa, la Conferencia Episcopal de Bolivia expresa preocupación por los incendios en la Chiquitania boliviana que persisten por más de un mes.

"Hay serios indicios que detrás de este desastre nacional y humanitario hay una decisión de ampliar la frontera agrícola en Bolivia que no ha tenido en cuenta los intereses de la casa común, ni los principios básicos de la ética ecológica", manifestó Pesoa. Para la Iglesia es urgente abrir un debate sobre la ampliación de la frontera agrícola en el país, que hasta ahora no se ha hecho, lo cual "despierta la sospecha de que hay intereses tras esta situación", afirma el comunicado. En este contexto, pidió "sanciones ejemplares" para quienes causen incendios, "por la gravedad del delito en contra del ecosistema y de la biodiversidad". 

La Iglesia hizo un llamado a los denominados "colonos" y a los pobladores de zonas afectadas para que "cesen el chaqueo", una práctica agraria de quemas de vegetación para preparar terrenos de cultivo y pastoreo, para que respeten los espacios naturales. De la misma forma, reiteró que hay "una grave responsabilidad del Gobierno nacional" por un decreto promulgado en julio pasado que autoriza la quema controlada en las regiones orientales de Beni y Santa Cruz "sin el necesario análisis y conocimiento del medio".

"Es necesario que el Gobierno nacional revoque de inmediato las autorizaciones de desmontes y chaqueos, declare emergencia nacional en las zonas afectadas, con promulgación del decreto de inmovilización y pausa ecológica", manifiesta el comunicado. También añade que "se prohíba todo cultivo y extracción" en esa área y que solo se promuevan actividades de reforestación.

La entidad episcopal insistió a las autoridades nacionales y municipales en "poner solución" a estos incendios que están "destruyendo una riqueza natural". El presidente de Bolivia, Evo Morales, determinó una pausa ecológica en la zona afectada, donde no se permitirán quemas ni asentamientos, aunque la medida es temporal. El martes pasado los campesinos de la Federación Sindical Única de Trabajadores Indígenas Originarios anunciaron una marcha para este jueves en contra de la pausa ambiental.

La Chiquitania, una zona de transición entre el Chaco y la Amazonía, es una de las principales zonas turísticas de Bolivia, donde están asentadas las misiones jesuíticas declaradas patrimonio de la Unesco. Las autoridades de Bolivia inicialmente reportaron que los incendios afectaron a unas 700.000 hectáreas de bosques y pastizales, aunque la Gobernación de Santa Cruz, la región donde está la Chiquitania, y organizaciones ambientalistas elevaron a unos dos millones de hectáreas la superficie afectada. 

Fuente: EFE