Ejemplo para el mundo

Buenos Aires, capital del diálogo interreligioso

Por: Sergio Rubin

En los últimos años la ciudad fue sede de una serie de iniciativas en favor de la libertad religiosa y la convivencia entre los credos.
Comparte

En contraste con las históricas divisiones políticas y, más recientemente, de la famosa “grieta” ideológica que padeció y aún padece -en parte- el país, la ciudad de Buenos Aires se fue convirtiendo en los últimos años en la capital nacional del diálogo interreligioso, en el marco de la ejemplar convivencia entre los credos que caracteriza a la Argentina. Es cierto que la ciudad de Córdoba, con su magnífico Comipaz -integrado por referentes de los principales cultos-, también avanzó mucho en este terreno. Pero Buenos Aires sumó en la última dé- cada una serie de hitos que, a no dudarlo, la proyectan al mundo como un modelo.

La sucesión de hechos -como parte de un proceso que tomó impulso en la década del ’60 y produjo otros valiosos antecedentes- comenzó el 9 de agosto de 2005 con la firma de una relevante declaración contra el fundamentalismo y su cara más cruel, el terrorismo, por parte del entonces arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, la AMIA y el Centro Islámico. Fue por impulso del Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI), que dio paso a que la Legislatura Porteña declarara en junio de este año a Buenos Aires como “Ciudad de Diálogo Interreligioso” y al 9 de agosto como Día del Diálogo Interreligioso.

Ya antes, en 2006 la Legislatura había sancionado otra ley que de clara al 25 de noviembre como Día de la Libertad Religiosa en la ciudad. En este caso, el promotor fue el Consejo para la Libertar Religiosa (CALIR), integrado por personalidades de los diferentes cultos. La fecha elegida conmemora el día en que las Naciones Unidas emitieron en 1981 la Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión las convicciones. Desde entonces, cada 25 de noviembre se realizan en la ciudad actos para exaltar el derecho a practicar libremente el propio credo.

Como parte de las múltiples actividades interreligiosas realizadas en la ciudad en los últimos años se cuenta entre las más recientes y sobresalientes el Foro Buenos Aires Ciudad del Encuentro y el Diálogo Interreligioso, organizado por el Gobierno porteño a través de la Dirección General de Cultos, que encabeza Federico Pugliese. Durante dos días, el 10 y 11 de agosto, clérigos, expertos en religiones, educadores y periodistas debatieron en la Legislatura cómo profundizar el diálogo, ayudar al conocimiento de los credos para vencer prejuicios en la comunidad y, en fin, contribuir desde los cultos al desarrollo del país.

Además, desde hoy y hasta el viernes se realizará en el auditorio principal del Gobierno de la Ciudad, Uspallata 3160, el Foro Sudamericano para la Libertad Religiosa con destacados especialistas, organizado por el CALIR y la Asociación Internacional de Libertad Religiosa.

Como dice el mensaje final del encuentro de agosto, desde Buenos Aires “queremos mostrar al mundo que la convivencia en la diferencia es posible”.