uno de los hombres de Francisco

Cardenal Madariaga: “No hay una renuncia en el horizonte del Papa”

“Es una pena que muchos hablen de un precónclave. A veces pareciera que brota el subconsciente. Nada de eso tiene fundamento”, señala el coordinador del Consejo de Cardenales, que vuelve a salir en defensa del pontífice ante las recientes críticas.
Comparte

El cardenal arzobispo de Tegucigalpa, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, nadie lo duda, es 'uno de los hombres de Francisco'. Solo tres días después de ser elegido sucesor de Pedro, Jorge Mario Bergoglio lo llamó por teléfono para ofrecerle ser el coordinador del Consejo de Cardenales que quería poner en marcha para ayudarle en el gobierno de la Iglesia.

El cardenal hondureño aceptó y se convirtió en el director de aquella pequeña orquesta que logró sacar adelante la reforma de la Curia, con muchas más resistencias de las esperadas. Ahora, vuelve a salir en defensa del viejo amigo contra una serie de ataques de algunos que fueron sus estrechos colaboradores.

“Es una pena que muchos hablen de un precónclave. A veces pareciera que brota el subconsciente. Nada de eso tiene fundamento”, señala el cardenal hondureño. “Francisco está muy bien salud y está superando los límites del problema de la rodilla. Nada de pensar en su renuncia”, añade.

Sobre los cuestionamientos a algunas acciones del sucesor de Pedro, el purpurado aclara que “por encima de todo está la caridad fraterna, y el juez es el Señor Jesucristo”. “Conozco el corazón del Santo Padre que, por encima de cualquier ofensa, está lleno de misericordia”, asegura.

Madariaga desconoce si hay un plan “contra Bergoglio”, pero afirma que “no hay nada de renuncia en el horizonte del papa”. “Vendrán cambios de personas y eso no cabe duda que provoca reacciones negativas", augura.

Como coordinador del Consejo de Cardenales, tiene mucha responsabilidad en la reforma emprendida por Francisco y que ha cristalizado en ‘Praedicate evangelium’. Sobre este punto, afirma que la reforma de la Curia tiene que ver con estos ataques contra Francisco. 

“El Consejo de Cardenales se encargará de colaborar con el papa para la implementación de las reformas. Muchas ya están en acto y otras vendrán en el futuro”, adelanta.

Sobre el factor de este pontificado que más rechazo ha suscitado entre los críticos de Francisco, opina que “ha sido valiente en aplicar el Concilio Vaticano II en muchos aspectos que estaban dormidos”. “Es otra atmósfera la que se respira desde el año 2013 en el Vaticano”, subraya.

"Siempre las reformas han tardado mucho tiempo en aplicarse, pero actualmente no se puede pensar así. Siempre he dicho que en la caja de cambios del Espíritu Santo no existe la palanca de retroceso", sostiene Madariaga.

Acerca de si el próximo Papa seguirá esta línea o si prevé un cambio de objetivos, el cardenal hondureño opina: “Ni siquiera pienso en próximo Papa. Y el que venga será también guiado por el Espíritu Santo”.

Para concluir, el arzobispo de Tegucigalpa plantea que “sin duda alguna, la sinodalidad es un camino ya emprendido que no se podrá volver atrás”.

Fuente: RD