Crisis en Colombia: La Iglesia pide el fin de la violencia en las protestas

Los obispos colombianos claman que se detenga "la espiral de violencia y el círculo de muerte" y hacen un llamado a la reconciliación nacional y a la paz. Convocan a jornada de oración, tras protestas con 19 muertos, cientos de heridos y desaparecidos.
Comparte

La Conferencia Episcopal Colombiana (CEC) llamó a la población a seguir rezando por la reconciliación del país, tras las masivas protestas contra la reforma tributaria que fue impulsada por el Gobierno y que prosiguen y han dejado al menos 19 personas muertas, otras más de 800 heridas y unas 80 desaparecidas en medio de los disturbios.
 
La violencia aumenta y tiene en estado de sitio a ciudades como Cali, capital del departamento del Valle del Cauca. El descontento social va en aumento.

Frente a esta situaicón, los obispos colombianos claman: “¡Que se detenga, por el bien de todos, la espiral de violencia y el círculo de muerte que se están impulsando”.

Todo ello a pesar de que el presidente Iván Duque retiró la propuesta de reforma tributaria, por la que miles de colombianos salieron a las calles a protestar. Denuncian que grupos de vándalos se han infiltrado en protestas pacíficas para sembrar el caos y también el uso excesivo de la fuerza pública.

“Reafirmamos que la violencia, el vandalismo, las agresiones, el abuso de la fuerza y el caos social no solucionan nada, pues sólo traen consigo sufrimiento y muerte, especialmente a los más pobres, además de deslegitimar y hacer cuestionable cualquier protesta social”, han acotado.

En este sentido han mostrado su rotundo rechazo “sea cual fuere su proveniencia, las violaciones a los derechos humanos, los actos de violencia vandálica, los bloqueos a la movilidad y al abastecimiento de alimentos, la desaparición de personas, los atentados contra la integridad física de cualquier persona, los destrozos causados a los bienes públicos y priv Convados”.

Una vez más reiteran su llamado en “avanzar hacia la reconciliación nacional y hacia la paz, con la participación y los esfuerzos de todos los ciudadanos, sin perder de vista que es un camino arduo que requiere valentía y perseverancia”.

Los prelados recordaron las palabras de Francisco en Fratelli tutti: “Es necesario tratar de identificar bien los problemas que atraviesa una sociedad para aceptar que existen diferentes maneras de mirar las dificultades y de resolverlas”.

Por tanto “es urgente abrir los canales para el diálogo social, para afrontar la compleja situación que vivimos”.

Además convocaron a “una jornada de oración en las parroquias el próximo viernes 7 de mayo, dedicado al Corazón de Jesús, subrayando que “la paz es un don de Dios y una tarea nuestra”.

Fuente: Agencias