Sábado 20.07.2024

Una homilía, el punto de la discordia

Cruce entre un arzobispo y un dirigente político por la pobreza

Miguel Ángel Pichetto cuestionó a Tucho Fernández por “alentar el odio social”. El prelado le respondió posteando el video de su predicación donde refería a quienes “viven de la política” y critican a los cartoneros. “Tal vez comprenda mejor”, le dijo.
Comparte

El referente de Juntos por el Cambio Miguel Ángel Pichetto y el arzobispo platense Víctor “Tucho” Fernández tuvieron un fuerte cruce en las redes sociales en torno a la concepción de la pobreza en la Argentina. Fue a raíz de que el auditor general de la Nación y presidenciable criticó al prelado por “reivindicar la patria de Grabois”, al defender a los cartoneros durante el tedeum del 25 de Mayo en la catedral de La Plata ante autoridades provinciales y municipales.

En el tedeum del jueves, el arzobispo había planteado que los recicladores tienen “los mismos méritos o mayores” que quienes tuvieron “la suerte” de nacer en una “buena familia” y contar con más oportunidades para desarrollarse social y económicamente. Fue durante la tradicional ceremonia que escucharon el gobernador, Axel Kicillof, el intendente, Julio Garro, y funcionarios y legisladores locales y provinciales.

En una entrevista, Pichetto criticó duramente las palabras del arzobispo. El funcionario dijo que el prelado “reivindica el mundo cartonero y la patria de (Juan) Grabois”, y consideró que con curas así “estamos perdidos”.

El dirigente dijo que “con estos discursos que dicen defender la paz y solo alientan el odio social. Son indignos de hombres de la Iglesia, que deben convocar a la unidad de los argentinos”.

Fue por esto que monseñor Fernández salió a refutar el comentario replicando en Twitter el video de su homilía completa. Durante su homilía, el arzobispo había dicho: “Algún caradura que vive de rentas, de la política, de su familia, de una herencia, pero no hace nada, y se refiere a los cartoneros diciendo: ‘¿Por qué no van a laburar?’... Me impactó uno que lo veía a la mañana, temprano; a la tarde, a la noche. Entonces un día le pregunté: ‘Che, ¿cuántas horas trabajás vos?’. Me dijo: ‘12, 15 horas, porque tengo una familia grande que mantener’. Le dije: ‘Pero no los ves nunca a ellos’. Y me dijo: ‘No, yo tengo que elegir: estoy con ellos, que es lo que me gustaría, o les doy de comer’”.

Y contrastó: “Miremos una persona que nació en una buena familia y acrecentó su patrimonio... todo bien, nadie se lo cuestiona. Pero, al mismo tiempo, un cartonero con los mismos méritos no tuvo la suerte de nacer en el mismo contexto y, por más que haya sudado, apenas si pudo sobrevivir. ¿No tiene méritos él?”.

Fuente: Agencias