Fiesta de San Ignacio de Loyola

Ejercicios Espirituales: Superior de los jesuitas reivindica su vigencia

Al abrir la Puerta Santa por el Jubileo Ignaciano, en Manresa, donde hace 500 años el santo vivió su experiencia fundamental, Arturo Sosa aseguró que esa práctica espiritual es "lo mejor" que los jesuitas pueden ofrecer a otros.
Comparte

El superior general de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, presidió este sábado los actos de la fiesta de san Ignacio de Loyola, en la localidad catalana de Manresa. Allí, hace 500 años, en una cueva el santo vivió una experiencia fundamental.

“Tantos rasgos de la Compañía de Jesús y de lo que hoy conocemos como espiritualidad ignaciana dependen de Manresa”, destacó Sosa.

La ciudad se unió a las celebraciones del Año Ignaciano que conmemora el 500 aniversario de la conversión de Ignacio y de su llegada a la ciudad de Manresa.

Por ello, el superior abrió la Puerta del Jubileo en la Santa Cueva y bendijo unos mosaicos con piedras de todo el mundo del reconocido artista jesuita Marko Rupnik que decoran el santuario desde hace pocos meses.

En su homilía, Sosa destacó que la experiencia de los Ejercicios Espirituales “es seguramente lo mejor que los jesuitas y los herederos y amigos de esta espiritualidad podemos ofrecer a otros”.

Una experiencia y un libro que han surgido precisamente en la estancia de Ignacio en Manresa. Los Ejercicios, para Sosa, “siguen vigentes hoy más que nunca”.

En su homilía destacó que la llegada de Ignacio a Manresa la hizo viviendo como un mendigo tras renunciar a sus bienes. “No cabe duda que esto le transforma y su modo de vivir aquí se convierte en un punto de referencia de nuestras necesidades espirituales y materiales y del modo en que las satisfacemos”, subrayó.

Fuente: Agencia