el papa donó parte de las dosis disponibles

El Vaticano vacunó contra el Covid-19 a 25 personas sin techo

Son personas con problemas de salud que residen en hogares gestionados por la Santa Sede. Recibieron la primera dosis de Pfizer al igual que el Papa y Benedicto XVI. La Ciudad del Vaticano inmunizará a sus 3.000 empleados y 800 residentes.
Comparte

Mario está en una silla de ruedas y no tiene piernas. El año pasado perdió su pensión de invalidez y se encontró en las calles de Roma justo en el momento del primer confinamiento de la pandemia y la llegada de la primera ola de coronavirus.

Él, al igual que otras personas pobres y marginadas que frecuentan los alrededores de la Plaza de San Pedro, es un huésped en el Palazzo Migliori, la instalación puesta a disposición por el Papa Francisco para sacar de las calles a los sin techo del barrio.

"Salió muy bien, ahora tengo una seguridad extra", dice sonriendo al salir del Aula Pablo VI en el Vaticano, después de recibir la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus. Una elección muy deseada por el Papa Francisco, que decidió donar parte de las dosis disponibles para la campaña de vacunación en el Vaticano a los más necesitados. "Agradecemos al Papa el regalo que nos ha hecho", reitera Mario y las otras 24 personas que, como él, han recibido la primera dosis el miércoles.

Son personas alojadas en el Palacio Migliori y en las dos casas confiadas a las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa cerca del Vaticano. Hombres y mujeres de 60 años o más, italianos, pero también de Georgia y Rumania, a menudo con graves problemas físicos y gran dificultad para relacionarse con los demás.

"Esta mañana, en el atrio del Aula Pablo VI, mientras que el plan de vacunación del Estado de la Ciudad del Vaticano continúa, un primer grupo de alrededor de 25 personas alojadas permanentemente en las estructuras de asistencia y residencia de la caridad apostólica recibió el primera dosis de la vacuna contra la COVID-19. Otros grupos seguirán en los próximos días", anunció el portavoz vaticano, Matteo Bruni.

El pasado 13 de enero, en el primer día en el que el Estado del Vaticano comenzó su campaña de vacunación entre sus habitantes y empleados, también fueron vacunados el Papa Francisco y el pontífice emérito Benedicto XVI.

El pontífice recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer en el atrio del aula Pablo VI, que ha sido acondicionado para la campaña de vacunación, y en tres semanas recibirá la segunda, al igual que el Papa emérito.

La dirección sanitaria y de Higiene de la Ciudad del Vaticano ya adelantó que se habían reservado cerca de 10.000 vacunas de la compañía farmacéutica Pfizer para los 3.000 empleados y cerca 800 residentes del Estado.

El Papa Francisco pidió en reiteradas ocasiones que la vacuna llegue a todos, especialmente a los más vulnerables. Días atrás, el limosnero papal, cardenal Konrad Krajewski, había adelantado que el Vaticano iba a inmunizar contra el Covid-19 a los indigentes tal como hace con la vacuna de la gripe.


Fuente: EFE