UN ESPERADO ENCUENTRO

Emoción del padre de la Teología de la Liberación al saludar a Francisco

El sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez estrechó la mano del Papa, en una audiencia con los participantes de la Cuarta Conferencia Nacional de Misioneros. "Los pobres son compañeros de viaje de la Iglesia en salida", les recordó el pontífice.
Comparte

"Los pobres son los compañeros de viaje de la Iglesia en salida, debido a que son las primeras personas con las que uno se encuentra", afirmó hoy el papa Francisco.

"Los pobres son nuestros evangelistas, porque son ellos los que van predicando en los suburbios, donde el Evangelio aún no ha sido proclamado ni vivido. Salir no es permanecer indiferente a la pobreza, al a guerra, a la violencia en nuestras ciudades, al abandono de los ancianos, al anonimato de tanta gente en necesidad y quedarse a distancia de los más pequeños", amplió el Sumo Pontífice.

Francisco habló este sábado de este modo ante los misioneros italianos que participan en la cuarta Conferencia Nacional de Misioneros, quienes fueron recibido en audiencia en la sala Pablo VI del Vaticano.

Durante la audiencia, que los participantes la definieron como "muy amable", el Papa argentino también estrechó la mano del teólogo peruano Gustavo Gutiérrez, quien al presentarse ante Francisco tenía los ojos brillante y emocionados, dijeron partícipes del encuentro.

"La pregunta básica de la teología de la liberación es cómo decirle a los pobres que Dios los ama. Mientras tanto, algo se ha hecho, sin embargo, es mucho más lo que queda por hacer" afirma el religioso, en una entrevista al servicio de información de la Iglesia italiana.

Gutiérrez se encuentra en estos días en Italia para hablar con 800 participantes en la Cuarta Conferencia Nacional de Misioneros. Junto con otros asistentes, se encontrarán con Francisco en el Vaticano.

"Para mí es una gran alegría a su encuentro. ¡El Papa ha creado una situación tan interesante, tan rica! Plantea un montón de ideas. Al mismo tiempo, somos conscientes de los problemas en su deseo de una Iglesia pobre y la solidaridad", declaró Gutiérrez, quien apuntó que "en América Latina ya sabíamos quién era el cardenal Bergoglio, así que no fue una sorpresa total". (ANSA)