LA RELACIÓN CON SUS COMPATRIOTAS

“En su país sigue teniendo 80 % de apoyo”

Comparte

-Una reciente encuesta sobre los principales líderes mundiales lo ubica al Papa como el más valorado de todos. Sin ánimo de agotar el tema, ¿por qué acaso en su propio país hay sectores que lo cuestionan tanto? ¿O habrá que decir, como en el Evangelio, que nadie es profeta en su tierra?

-Los últimos datos que tengo indican que en Estados Unidos tiene un 84% de imagen positiva, lo cual no significa que estén de acuerdo con todo lo que él dice. Muchos republicanos, por ejemplo, no soportan la defensa del medio ambiente que hace Francisco, o sus críticas a la economía neoliberal, pero sin embargo lo valoran mucho como pastor. En Argentina sigue teniendo un 80% de apoyo a pesar de que en los últimos dos años ha sido especialmente apaleado en los medios. Quizás se produzca el mismo fenómeno: que se valore su figura, su entrega, su coherencia y su generosidad a pesar de que no se comulgue con todas sus palabras. Por otra parte, él nunca ha sido amante del culto a las personalidades. Cuando él aprecia mucho a alguien le dice: “Humíllate”. Quiere que su papado sea un signo encarnado de la cercanía tierna y misericordiosa de Jesús y por eso se entrega a las multitudes, pero la libertad que él otorga está produciendo una irreversible desmitologización del papado: porque permite que algunos católicos destrocen su figura y detiene a las autoridades del Vaticano para que no apliquen sanciones disciplinarias por esta razón. Eso le quita a la figura del Papa ese halo excesivamente sagrado, de ser superior e intocable. Él, como lo ha dicho muchas veces, no quiere ser un superhéroe.

-Francisco es incomprendido por algunos, hasta a veces duramente atacado?¿Puede decirse que está emergiendo una Iglesia más comprometida con los “descartados”, con el medio ambiente y, en fin, con un economía más humana?

-Es muy atacado por estos temas. Pero ¿quién puede pretender que un Papa se dedique a defender los intereses de las empresas multinacionales, por ejemplo? Se defienden solas. Tienen un enorme poder hasta para comprar todos los gran- des medios de un país.
Lo más natural es que un Papa, fiel al Evangelio, opte por defender a los más frágiles del sistema, a los que se que- dan afuera, aunque eso despierte las iras de los que sueñan con acu- mular más riquezas reduciendo costos y expulsando gente. Estas iras hoy inciden más que antes debido al enorme peso de los medios y de las redes sociales. Antes pocas personas leían un periódico. Hoy son muchos los que siguen las noticias por Internet, y predomina quien tiene más habilidad y recursos para instalar un tema. Años atrás, un señor muy conservador y negativo sólo hablaba con su esposa, porque ni los vecinos soportaban escucharlo. Ahora esa persona puede abrir un blog y difundir también mentiras y calumnias, o sospechas infundadas, y siempre tendrá lectores. También puede dedicar todo el día a opinar en los foros de Internet y su voz se amplifica. Las personas más moderadas y serenas, que son la mayoría, parecen actuar menos decididamente en este sentido.