Ante los intentos de reabrir el debate

Evangélicos: “En pandemia no es tiempo de discutir el aborto”

ACIERA, la mayor alianza cristiana del país, denuncia “presiones” de grupos proaborto para que el proyecto del Poder Ejecutivo, congelado por la crisis, sea elevado para su tratamiento. Afirma que es inoportuno y abre grietas entre los argentinos.
Comparte

La Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) advirtió este martes que “no es tiempo de discutir el aborto” en medio de la pandemia del coronavirus.

La mayor alianza evangélica respondió de este modo a las “presiones” de grupos abortistas que pretenden que el proyecto del Poder Ejecutivo, frenado por el presidente Alberto Fernández por la crisis sociosanitaria, vuelva al Congreso para su tratamiento.

ACIERA volvió a ponerse en alerta a raíz de que el oficialismo espera que en las próximas semanas el Poder Ejecutivo envíe el proyecto que ya redactó la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

“La pandemia no ha pasado. Estamos en cifras cercanas al millón de casos de Covid-19. Los sistemas sanitarios están colapsados en diferentes lugares del país, y con récord de muertes diarias, escalando a los primeros lugares del mundo”, recuerda ACIERA en un comunicado.

“Sin importar esta situación, las presiones de los grupos pro aborto y la decisión del Gobierno de impulsar la Ley, a pesar de que hace dos años el mismo Congreso de la Nación la rechazó por amplia mayoría, hace que nuevamente estemos frente a una discusión que solamente produce grietas en el país”, sostiene.

Y agrega: “No se tiene en cuenta la irrazonabilidad de la medida, ni el inoportuno momento que estamos viviendo como sociedad. Sino que se pretende imponer el punto de vista de unos, por encima de los otros. Si la salud y la vida de la gente está por sobre la economía, también debe estarlo por encima de las ideologías que pretenden superponer sus propios intereses por la misma gente”.

ACIERA ratifica que “cuidar la vida desde la concepción hasta la muerte natural, en todos sus aspectos, es un mensaje y un mandato. No solamente desde nuestras leyes y nuestra Constitución, sino desde el mismo sentido común y desde la propia naturaleza que lleva a la preservación de la raza humana, siendo el derecho a nacer un derecho humano inalienable”.

“El debate de este tema tan trascendente para los argentinos, sin duda, provocará -anticipa- manifestaciones de todas las maneras posibles. Por un lado, de los que defendemos las dos vidas, para hacer oír a los que no tienen voz: los niños y niñas por nacer. Por el otro, también de aquellos que opinan lo contrario”.

“La calle es el único ámbito público donde la gente puede expresar su voz ante la sordera de una clase política que no entiende el momento crítico que estamos atravesando. La responsabilidad está en aquellos que toman las decisiones políticas, nunca en el pueblo. La historia juzgará las decisiones, rogamos a Dios que sean las correctas. No es el tiempo de discutir el aborto, estamos en medio de una pandemia”, agrega.

ACIERA ratifica que continuará “orando por las dos vidas junto a las Iglesias Evangélicas que la componen, en todo el país” y realizará “todos los esfuerzos posibles para que el Gobierno, y el pueblo argentino, no caiga en el error y el descuido de nuestras futuras generaciones”.

Fuente: VR y ACIERA