Miércoles 17.07.2019

el primero en italia

Inauguran en Roma el mayor templo de los mormones en Europa

Tras ocho años de construcción, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días abrió el complejo de seis hectáreas en el centro de la cristiandad. Francisco fue el primer Papa en recibir al presidente de esa iglesia hace pocos días.
Comparte

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, más conocidos como los mormones, acaba de abrir en Roma su primer templo de Italia, que es el más grande de Europa y que se encuentra a pocos kilómetros del Vaticano. 

"Roma es el centro de la cristiandad y un templo aquí no nos podía faltar", aseguró en declaraciones a EFE el responsable de esta iglesia en Italia, Alessandro Dini Ciacci. 

Se han necesitado ocho años para levantar este templo, que está ubicado en la parte nororiental de la capital italiana y es el número 162 en el mundo y el duodécimo de Europa.

El templo mormón forma parte de un complejo religioso y cultural de seis hectáreas, que cuenta además con una iglesia -que se utiliza para las ceremonias dominicales-, un centro para visitantes con una biblioteca, una casa para huéspedes y grandes jardines con imponentes fuentes.

Hasta ahora, los 25.000 miembros de esta iglesia que hay en Italia y que querían acudir a un templo mormón tenían que viajar hasta Berna, en Suiza, pero a partir de ahora podrán orar en Roma, a solo 20 kilómetros del Vaticano.

Las relaciones de esta iglesia con la Iglesia católica no han sido fáciles, pues tienen una concepción distinta del bautismo y una doctrina diferente sobre Jesucristo.

Sin embargo en los últimos tiempos se ha producido un cierto acercamiento, en opinión de Dini Ciacci, y de hecho el pasado sábado el Papa Francisco recibió en el Vaticano a Russell M. Nelson, presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Era la primera vez en la que un pontífice recibía al presidente de esta iglesia y fue un encuentro que duró "unos 30 minutos" y en el que también estuvo presente Dini Ciacci.

"Fue una reunión muy cordial y hablamos de los desafíos comunes, la familia. Estoy seguro de que nació una buena amistad", comentó quien fue durante dos años misionero en Grecia y Chipre.

El templo tiene 3.800 metros cuadrados y tres plantas, y solo puede ser visitado por los mormones que dispongan de una tarjeta identificativa, firmada por "el dirigente eclesiástico más próximo" que certifique que esa persona es "miembro de la iglesia y que se está esforzando por vivir el Evangelio".

Para los que no son miembros o para los miembros que por diversas razones no puedan acceder en ese momento al templo se ha dispuesto una sala de espera justo en la entrada, en la parte izquierda, "en la que pueden gozar igualmente del espíritu del templo". 

El templo ha sido construido en hormigón y su fachada es de granito, mientras que las ventanas han sido decoradas con diferentes tonalidades y tienen motivos florales que recuerdan a olivos.

El pavimento es de mármol y la moqueta tiene tonalidades marrones, azules, grises y verdes, toda con excepción de la que cubre el suelo de algunas salas que tienen un significado especial, que son de blanco crudo.

Por su parte, los techos están decorados con diseños sencillos y elegantes, en colores azul, oro y verde.

Dini Ciacci, casado y con cuatro hijos, indica que dentro del templo se celebran ceremonias particulares, como el bautismo por inmersión, que purifica el alma y que puede ser asumido en nombre de un antepasado que por diversos motivos no siguió en su momento el Evangelio, una práctica que, argumenta, "estaba absolutamente contemplada en los tiempos de Cristo".

Pero también las ceremonias de matrimonio en las que un hombre y una mujer se arrodillan ante un altar de mármol y se comprometen a seguir unidos por toda la eternidad, también después de la muerte.

Ya en el exterior, una gran fuente de agua conduce a los miembros de la iglesia y a los turistas desde el templo hasta el centro para visitantes, un espacio en el que se encuentra una gran escultura de Jesús y doce estatuas de los 12 apóstoles, que son reproducciones en mármol de las realizadas por el escultor danés Bertel Thorvaldsen en el siglo XIX, que actualmente están en Dinamarca.

Los distintos edificios están rodeados por unos grandes y maravillosos jardines, llenos de flores, y en el centro hay cuatro olivos, que tienen entre 400 y 500 años y que han sido trasladados desde el norte de Italia.

El complejo permanece abierto de martes a sábado de forma gratuita para todos los visitantes, que sin embargo no pueden entrar al templo.


Fuente: EFE