Miércoles 24.04.2019

nueva zelanda

Jóvenes de diversas religiones se unen para honrar a las víctimas

Más de 1.000 estudiantes de distintas escuelas y religiones se unieron para mostrar que la violencia no los representa. Con velas y canciones tradicionales maoríes, también ellos intentan superar los días de ansiedad que transcurren desde el viernes.
Comparte

Más de 1.000 estudiantes de distintas escuelas y religiones de Christchurch juntaron sus voces el lunes para honrar a las 50 personas que fallecieron en una masacre que ha herido profundamente a la acogedora ciudad de Nueva Zelanda.

En un parque ubicado al otro lado de la mezquita Al Noor, donde decenas murieron a manos de un supremacista blanco, los estudiantes se sentaron sobre el pasto y levantaron velas encendidas hacia el cielo mientras cantaban una canción tradicional maorí.

Posteriormente, cientos de personas se pusieron de pie para realizar la apasionada y famosa danza ceremonial de los indígenas maoríes.

Para muchos, unirse a la vigilia por las víctimas de la masacre fue una oportunidad muy necesaria para calmar sus mentes tras días dolorosos.

La mayoría de los estudiantes pasaron horas encerrados en sus escuelas el viernes mientras la policía trataba de determinar si había más agresores involucrados en los ataques.

Una vez pasado el horror, quieren mostrarle al mundo que “un acto de violencia no define a una ciudad entera", como testimonió Sarah Liddell, de 17 años.

“Esta es una de las mejores formas para mostrarle a todos que estamos unidos. Algunas escuelas tienen rivalidades chistosas, pero en momentos como estos todos nos unimos y eso se olvida", admitió.

Los estudiantes cubrieron una valla en el parque con cadenas de coloridas notas de papel, cada una con un mensaje de amor, esperanza y condolencias. Algunos mensajes decían: “No estás solo", “Esta es tu casa. Eres parte de nosotros", “Todos sangramos del mismo color".

La vigilia de los estudiantes fue un contraste notable y sanador de los desarrollos que hubo el lunes en relación con el tiroteo.

Una tienda de armas de fuego de Christchurch reconoció haber vendido armas por internet al supremacista blanco de 28 años acusado de haber llevado a cabo los tiroteos en dos mezquitas de la ciudad que han afectado la reputación de Nueva Zelanda como una de las naciones más tolerantes y seguras del mundo.

Fuente: AP