PRESENTARON LA CONSULTA MUNDIAL EN ROMA

La cultura actual y la falta de fe, los responsables de la brecha

Comparte

"El motivo de tanta resistencia a las enseñanzas de la Iglesia acerca de la moral familiar es la falta de una auténtica experiencia cristiana, de encuentro personal y comunitario con Cristo, que ninguna presentación -aunque sea correcta- de una doctrina puede sustituir", dice el Instrumentum Laboris del próximo sínodo sobre los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización, que se realizará en octubre de este año y el próximo en el Vaticano.

El texto, de 45 carillas, que fue presentado recientemente en rueda de prensa en la Santa Sede, condensa las respuestas que llegaron de las conferencias episcopales de todo el mundo ante la consulta sobre la situación matrimonial y familiar de los católicos que propuso en su momento el Papa Francisco para que sirva de base a la discusión sinodal.

Cuestiones como la resistencia al casamiento, las uniones de hecho, los nuevos tipos de familia, la baja de la natalidad y el rechazo a los "métodos naturales" de anticoncepción que propone la Iglesia aparecen en el diagnóstico. "La mayoría de las respuestas –se afirma- pone de relieve el creciente contraste entre los valores que propone la Iglesia y la situación social y cultural. Y se señala que "existe unanimidad en las respuestas también en relación a los motivos de fondo; las nuevas tecnologías difusivas e invasivas, la influencia de los medios; la cultura hedonista, el relativismo, el individualismo, la creciente secularización ..." Con todo, el secretario general del sínodo, cardenal Lorenzo Baldisseri, dijo que esta asamblea "no debería imponer una doctrina, sino compartir una reflexión esclarecida por la fe".