Miércoles 24.07.2024

Tedeum en Buenos Aires ante el presidente

La Iglesia hizo un fuerte alegato contra la grieta y pidió unidad

El arzobispo porteño, monseñor García Cuerva, reiteró que las peleas políticas pueden malograr el "enorme esfuerzo" que están haciendo muchos argentinos. Dijo que hay quienes no tienen "el termómetro social de saber lo que viven los argentinos de a pie".
Comparte

En el Tedeum por el 9 de Julio, del que participa el presidente Javier Milei, la Iglesia hizo un llamado a la unidad nacional, cuestionó la corrupción y a quienes no tienen "el termómetro social de saber lo que viven los argentinos de a pie" y denunció que "algo no está bien cuando hay dirigentes muy ricos y un pueblo trabajador muy pobre".

"Muchos argentinos están haciendo un esfuerzo enorme, que conmueve, esperanzador. No permitas que lo cascoteemos con la voracidad del poder por el poder mismo, conductas reprochables que demuestran que a muchos les falta el termómetro social de saber lo que viven los argentinos de a pie", afirmó monseñor Jorge Ignacio García Cuerva.

"No hipotequemos el futuro, muchas cosas hicimos mal en el pasado del que todavía nadie se hace cargo, aunque el resultado es que 6 de cada 10 chicos en Argentina son pobres", agregó.

García Cuerva remarcó en varios tramos de sus palabras que su objetivo era hacer un llamado a construir la fraternidad más allá de las diferencias y habló de una Argentina "que nos duele hace mucho, que se dice independiente hace 208 años pero que aún hoy sufre las cadenas de diversas esclavitudes que no nos dejan caminar como pueblo". En ese sentido, pidió que "Argentina se cure, se ponga de pie, camine, que se independice de las camillas que la tiene postrada y enferma".

"Aprender a reencontrarnos y reconocer que somos una comunidad, dejar de lado personalismos y generar consensos y acuerdos que permitan abrir nuevos caminos. Comprometernos con los más pobres y excluidos viviendo la libertad con amor al prójimo", sumó a sus pedidos.

El presidente Javier Milei se trasladó este martes desde la Casa Rosada a la Catedral Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires para el tradicional Tedeum por la celebración del 9 de Julio. Fue caminando del brazo con la vicepresidenta Victoria Villarruel -quien se ausentó de la firma del Pacto de Mayo esta madrugada por un estado gripal- y estuvo acompañado por su hermana, Karina Milei, y gran parte de su gabinete.

Allí fue recibido por el arzobispo Jorge Ignacio García Cuerva y junto al jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, rindieron homenaje en el mausoleo de Don José de San Martín.

Fuente: Clarín