Convocada para todo mayo por el Papa

La maratón de oración "despertó" la devoción a la Virgen en las familias

Es el balance que hace el Vaticano tras la primera semana de rezo del Rosario desde distintos santuarios para invocar el fin de la pandemia. Destaca la cantidad de mensajes positivos y adhesiones que llegan a las redes sociales de la Santa Sede.
Comparte

El presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, monseñor Rino Fisichella, hace un primer balance del maratón de oración deseado por el Papa para el mes de mayo y que se reza cada noche desde un santuario distinto y se transmite en directo al mundo desde las redes sociales del Vaticano.

El prelado destaca que la gran cantidad de mensajes de los fieles que llegan a las redes de la Santa Sede confirman que la iniciativa está devolviendo la devoción mariana al centro de la dimensión doméstica y comunitaria.

Fisichella explica que más allá de los 30 lugares de culto incluidos en la lista oficial, en su mayoría santuario marianos, hay muchos otros que participan cada día de forma espontánea.

"A menudo se trata de pequeños santuarios dispersos por el mundo que llevan adelante con entusiasmo no sólo el momento de la oración, sino también la transmisión de la fe según las tradiciones de la espiritualidad popular", puntualiza.

"Pensando en esta cuestión, hay que tener en cuenta que últimamente también los pequeños santuarios se han equipado desde el punto de vista técnico para la retransmisión de la cita a través de diversos canales digitales, a pesar de la dificultad que representa la diferencia horaria que a menudo es sustancial respecto a Roma. Estas soluciones permiten llegar a los peregrinos y a los fieles que habitualmente acuden a las distintas comunidades, pero, en términos numéricos, se hace complicado hacer un cálculo preciso de las realidades realmente implicadas. Lo cierto – comenta Fisichella – es que los medios de comunicación nos hacen comprender una vez más lo cruciales que son para la evangelización".

Y hay otra tendencia que se desprende de los mensajes dirigidos al Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización: "Numerosos fieles escriben para subrayar la importancia de estar unidos al Papa en el rezo del Rosario y de haber recuperado esta práctica en la familia", asegura. Es un "descubrimiento" que confirma que la transmisión de la devoción a la Madre de Dios tiene lugar en la dimensión doméstica y, por tanto, ante los niños que crecen llevando consigo esta tradición.

Por ello, hay mucha expectativa de cara al 31 de mayo, a las 18, cuando el Papa Francisco concluirá la iniciativa en los Jardines Vaticanos para invocar el fin de la pandemia y la reanudación de las actividades sociales y productivas.

"Esperamos, en primer lugar, que haya buen tiempo porque la celebración tendrá lugar al aire libre", dijo monseñor Fisichella, señalando que se está trabajando en la organización de la procesión y la oración.

"Como ya hemos recibido muchas solicitudes de participación nos aseguraremos de que otros santuarios puedan estar presentes al mismo tiempo junto a los 30 que participan directamente en el maratón".

Ciertamente, el Papa observa todo esto con alegría. Fisichella, quien habló largo y tendido con el Papa Francisco el 1° de mayo, cuando el pontífice llegó con mucha antelación a la basílica de San Pedro para el primer evento de la serie.

"Entre otras cosas – confiesa – le dije que también hay muchas comunidades evangélicas que se unen a nosotros en directo para el rezo del Rosario. Pero el Papa ya conocía esta tradición, típica sobre todo de los grupos que viven en la frontera con las poblaciones orientales".

Fuente: Vatican News