Fruto de la subasta de un lamborghini

La Santa Sede dona 900 mil euros a obras de caridad

El Papa destinó a la reconstrucción de un seminario y un jardín de infantes en Haití los 200 mil euros que restaban del dinero obtenido en la subasta del modelo “Huracán”, donado en 2017. Subrayó que la generosidad del gesto corresponde a las palabras de Mateo 25.
Comparte

La subasta del espectacular automóvil Lamborghini donada al Papa Francisco dejó para la Santa Sede 900 mil euros, que se destinarán a obras de caridad, algunas de directa implicancia para Haití. El pontífice se reunió con el presidente de Lamborghini y con los responsables de Omaze, la firma que supervisó la subasta, con fines benéficos, del modelo "Huracán" puesto a disposición por el fabricante de automóviles y autografiado por Francisco el 15 de noviembre de 2017.

El ganador del automóvil fue un ciudadano de la República Checa. Tras la subasta, el Papa recibió una asignación simbólica de unos 900 mil euros; y de ellos 200 mil euros serán para la reconstrucción de un seminario y un jardín de infantes en Haití, destruidos por el terremoto de 2010, según anunció el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, este viernes. En la reunión con el presidente de Lamborghini, Francisco citó el Evangelio de Mateo en el capítulo 25 y subrayó que "la generosidad de este gesto de caridad, que llega directamente a los más pobres, corresponde a las palabras del pasaje evangélico".

Otras porciones de lo recaudado se asignaron a la Comunidad del Papa Juan XXIII (mujeres víctimas de trata y prostitución) en el décimo aniversario de la muerte de Don Oreste Benzi y en el 50 aniversario (en 2018) de la Fundación Comunitaria (300 mil euros); a la Fundación "Ayuda a la Iglesia Necesitada" para la reconstrucción de la llanura de Nínive (200 mil euros); y a dos asociaciones indicadas por el fabricante del automóvil, Amici Centrafrica Onlus y Gicam (160 mil euros).

Fuente: ANSA