Sábado 20.07.2024

Flamante prefecto para la Doctrina de la Fe

"Los ataques contra mí eran previsibles y dirigidos al Papa"

Lo aseguró Tucho Fernández en una entrevista con RD en la que detalló los alcances de su nueva misión. También opinó sobre el viaje de Francisco y Milei. "El Papa no irá a donde puedan usar (o complicar) su visita para conveniencias políticas", aseguró.
Comparte

El teólogo argentino Víctor Manuel (Tucho) Fernández inició el pasado día 11 su labor como presidente del Dicasterio de Doctrina de la Fe. "En el Vaticano y hasta ahora he encontrado dos actitudes diferentes: cariño o respeto. No está mal por ahora", dice en entrevista exclusiva con Religion Digital. Y eso que su nombramiento provocó una oleada de ataques. Según él propio atacado, "previsibles" y "en parte dirigidos a Francisco" por una ultraderecha que olvida el mandamiento que pide "no levantar falso testimonio ni mentir".

A su juicio, los tradicionalistas, "porque entran en una lucha de poder, hacen uso de todo en el intento de denigrar". Y lo peor que encontraron en su curriculum fue un libro de juventud sobre el beso. Y el cardenal electo confiesa: "Tengo varios otros textos de años atrás que podrían considerarse mucho más "peligrosos" desde el punto de vista teológico, e incluso algunos que están "en el filo", cerca de cruzar la línea, y sin embargo ni siquiera los han visto. Quizás hago mal en mencionarlo, pero es la verdad".

-Calmadas las aguas, ¿qué conclusiones extrae de los ataques recibidos tras su nombramiento?
-Los ataques eran completamente previsibles, y dada la importancia del cargo, en parte van dirigidos a Francisco. Por un lado están los que vienen de sectores tradicionalistas, que me consideran peligroso para la doctrina, pero en este caso no se trata solamente de una cuestión de doctrina sino también de poder en la Iglesia. Estos son los ataques más numerosos, que continúan, aunque tengo la impresión de que ya se vuelve aburrido hablar de mí. Por otro lado, menos frecuentes, están los ataques que vienen de una izquierda extrema, que no se deja cautivar por Francisco porque considera que todos somos la misma basura, y no se cuida de decir cosas sin demasiado fundamento. Pero ocurre que algunos sectores tradicionalistas, precisamente porque entran en una lucha de poder, hacen uso de todo, venga de donde venga,en el intento de denigrar.
En este caso se advierte en la derecha extrema un cuidado escaso de los mandamientos divinos, porque se olvida que hay un mandamiento más importante todavía que el sexto (porque afecta a la justicia y la caridad) que pide no levantar falso testimonio ni mentir.

-¿Algunos parece que no terminan de asimilar que un latinoamericano sea prefecto de Doctrina de la Fe?
-Eso es parte de la miseria del mundo y ocurre en todas partes. De hecho hay argentinos supuestamente cultos que desprecian a otros latinoamericanos, hay chilenos que desprecian a los bolivianos, hay colombianos que desprecian a venezolanos. Es algo propio de la fragilidad humana, que nos hace pensar que por tener algún conocimiento, título, o un determinado origen, ocupamos un lugar de mayor categoría mientras otros se sitúan por debajo y no tienen el derecho de acceder a "nuestros" lugares de poder o de opinión.

-¿La única 'descalificación' que encontraron en su curriculum fue el título de uno de sus libros de juventud?
-Con respecto a mis publicaciones fue la más resonante, que por otro lado no era nueva. Hace mucho que usan ese texto como caballito de batalla. Curiosamente se quedaron allí, en un texto llamativo pero inocente. Porque tengo varios otros textos de años atrás que podrían considerarse mucho más "peligrosos" desde el punto de vista teológico y sin embargo ni siquiera los han visto. Quizás hago mal en mencionarlo, pero es la verdad. Probablemente el motivo sea más el que ya mencioné: que se trata de una cuestión de poder, por lo cual se usa lo que parezca más efectivo para poner en ridículo al otro.

-¿En qué se notará la nueva etapa en Doctrina de la Fe?
-Habrá sin duda algunos cambios en los procedimientos, que ya he conversado con los superiores del Dicasterio y con el Papa. Siempre en orden a poder aplicar efectivamente lo que el Santo Padre me ha pedido en su carta. Nada revolucionario pero sí decisiones prácticas que considero muy necesarias. El lunes hice mi juramento y di un discurso en el Dicasterio para brindar un marco general de esta nueva etapa. El martes me reuní sólo con la Sección disciplinar para explicar algunas novedades y el jueves y el viernes me reuniré largamente con la Sección doctrinal del Dicasterio.

-¿Se han terminado las condenas y la persecución a los teólogos?
-Creo que las condenas por cuestiones doctrinales en general ya eran muy raras en tiempos del Cardenal Ladaria. Mi idea es, como me pide el Papa, hablar mucho antes de iniciar cualquier proceso o tomar medidas. El Santo Padre me insistió: "hablar, hablar, hablar". Y siempre tratar de detectar qué inquietud valiosa pueda haber que invite a un nuevo desarrollo teológico.

-¿Se rehabilitará a los perseguidos individualmente o como colectivo?
-Hay cuestiones que se pueden repensar, aunque confieso que no hay personal suficiente como para abrir demasiados frentes y hacerlo bien. La sección doctrinal de algún modo se ha ido reduciendo y habrá que fortalecerla.

-¿Cómo espera ser recibido en la Curia: de uñas o con respeto?
El lunes 11 asumí formalmente como Prefecto, hice el juramento y la profesión de fe correspondientes y ya estoy trabajando intensamente. Por otra parte, hace más de un mes que estoy viviendo en el Vaticano y hasta ahora he encontrado dos actitudes diferentes: cariño o respeto. No está mal por ahora.

-¿El Papa acelera y se la juega con el proceso sinodal?
-El Papa Francisco tiene una extraordinaria habilidad para discernir los tiempos y las etapas. Los demás no le entendemos ni cuando acelera ni cuando aminora la marcha. Por otro lado, aunque a veces parezca contradecirse a sí mismo, tiene mucho respeto por las personas y es capaz de valorar lo positivo de todos. Esto a veces puede exasperarte, porque cuando no soportas a alguien esperas que el Papa mencione sus defectos, y en cambio él destaca lo que esa persona puede aportar.

-¿Qué puede pasar en la Iglesia, si no consigue empistarse y permanecer en el camino de las reformas iniciado por Francisco?
-Sin duda con los cambios que ha iniciado Francisco tendremos para rato, él ha iniciado procesos que luego no podrán detenerse de manera abrupta, seguirán su curso y darán fruto. Veremos qué caminos seguirán esas reformas.

-¿Argentina sigue esperando al Papa, a pesar de Milei?
-Seguramente el Papa no irá a un lugar donde no le inviten, donde puedan usar (o complicar) su visita para conveniencias políticas o donde las autoridades desprecien su presencia.

Fuente: RD