ASAMBLEAS FEDERALES DE LA ACCION CATOLICA

Luján: Fervor y Compromiso

Comparte

Unos 7000 militantes de la Acción Católica Argentina (ACA), en su mayoría jóvenes, con banderas de todo el país, dieron un colorido marco a la 27º Asamblea Federal que se celebró el mes pasado en la ciudad de Luján, su gran encuentro
trianual para evaluar su actividad pastoral, social y formativa, y renovar sus autoridades.
En el encuentro, Emilio Inzaurraga, quien fue reelecto como presidente nacional, llamó a recuperar la militancia “como una vocación permanente de compromiso social y de entrega en la Iglesia y para la construcción del bien común en la sociedad”. Rescató también el espíritu de servicio de los participantes y manifesta  la necesidad de formar “líderes creíbles, que digan lo que piensan y que hagan lo que dicen, que tengan el coraje de vivir lo que proponen, que sean hombres de diálogo, de búsqueda de consensos y de respeto por los acuerdos alcanzados”. El f lamante asesor nacional de la ACA, monseñor Eduardo García, exhortó a los militantes a salir al mundo como lo hizo Jesús “sin recetas ni palabras stereotipadas, sino con el corazón abierto para dejarse interpelar y dar respuesta cargada de compasión y de luz”. La asamblea, que se realizó bajo el lema “Hagan todo lo que El les diga. Sembradores de Esperanza. Servidores de la Vida”, incluyó gestos solidarios, especialmente para los más necesitados de la zona, actividades culturales, además de las celebraciones masivas. Los jóvenes -de gran presencia- participaron con entusiasmo de reflexiones y talleres animados, entre otros, por el reconocido fraile Mamerto Menapace, y actos populares frente a la basílica, abiertos a toda la comunidad.
La ACA, que cuenta con más de 30 mil miembros en todo el país y está presente en 800 comunidades parroquiales, convirtió durante tres días a Luján en una fiesta de fe con dimensión social.