JUDAISMO

Marcharon para no olvidar

Un millar de alumnos secundarios de diversos credos marchó por la ciudad para mantener vivo el recuerdo del genocidio cometido por el nazismo.
Comparte

Unos 1000 chicos de escuelas secundarias porteñas de diferentes credos participaron, el mes pasado, de la primera caminata juvenil “Antorchas por la Shoá”, convocada por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), para recordar el Holocausto. En su recorrido por avenida Libertador, desde Olleros hasta Bullrich, donde se encuentra la plaza de la Shoá, los jóvenes portando antorchas y carteles contra la discriminación y el antisemitismo, pudieron conversar con sobrevivientes del genocidio nazi.
Uno de los  momentos más emotivo fue escuchar el relato de una de las víctimas, de 89 años. Contó que todavía retumbaban en sus oídos las voces de sus amigos que le decían “no te entregues David, sálvate para contarle al mundo el infierno que vivimos aquí y que no quede impune esta tragedia”. Julio Schlosser, presidente de DAIA recordó que el 31 de julio de 1942 se firmó el decreto de la “solución final” que condenó a muerte a 6 millones de judíos y propuso que la marcha se repita en esa fecha cada año “porque aunque algunos somos de otras religiones, esto nos une a todos por igual”. También se mostró orgulloso de ver que la sociedad argentina estuviera  “comprometida con la verdad, la memoria y la justicia”. En  el acto se leyeron textos alusivos, se expuso la muestra “Visados por la libertad” con la documentación emitida por diplomáticos españoles durante la Shoá a fin de permitir que judíos pudieran salvarse de la persecución nazi y finalizó con una suelta de globos.
La marcha contó, además, con el apoyo de los ministerios de Educación de la Nación y de la Ciudad, la subsecretaría de DD. HH. del gobierno porteño, y la presencia de la Vicaría de Educación porteña, AMIA (Vaad Hajinuj), ORT, Scouts de Argentina, Hacoaj, Generaciones de la Shoá, Sherit Hapleitá, Hebraica, el Seminario Rabínico  Latinoamericano, Faccma, Fdecc, Macabi, B´nai B´rith y la Embajada Activistas por la Paz.