lo advierte el obispo silvio báez

Nicaragua: "La dictadura cierra las puertas a una salida democrática"

El prelado auxiliar de Managua, que reside en Roma, repudió la reciente reforma electoral del gobierno de Ortega, que se queda con el control total de las elecciones. Báez instó a la oposición a dejar de lado las diferencias y unirse para hacerle frente.
Comparte

"En Nicaragua la dictadura cierra todas las puertas a una salida democrática", señaló este jueves el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, en alusión al Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El influyente obispo, quien se encuentra fuera de Nicaragua desde hace dos años por decisión del Papa Francisco por motivos de seguridad, hizo esa aseveración a través de un mensaje dos días después de que la Asamblea Nacional (Parlamento), controlada por los sandinistas, aprobara una reforma electoral y eligiera nuevos árbitros electorales, en su mayoría afines a Ortega.

En su mensaje, el religioso instó a los opositores nicaragüenses a no "desanimarse" y a unirse.

"Es hora de deponer la soberbia política y las posturas sectarias. Todavía es hora del acercamiento humilde entre los distantes y del sacrificio de cada uno por el bien de todos", abogó Báez, un fuerte crítico del Ejecutivo sandinista, al que tilda de "dictadura".

Los legisladores sandinistas y sus aliados, que son mayoría absoluta en el Parlamento, aprobaron unas reformas a la Ley Electoral que anulan la observación electoral para dar paso a la figura limitada del "acompañamiento", inhibe a candidatos que aplaudan las sanciones internacionales contra Ortega y sus allegados, limita la financiación electoral y restringe derechos constitucionales.

Adicionalmente, reeligieron a 2 magistrados del Consejo Supremo Electoral y eligieron a otros 8, en su mayoría sandinistas, que garantizó que el cuerpo arbitral de los comicios continúe integrado por miembros del oficialismo y personajes descritos como aliados, de acuerdo con los opositores.

Diversos sectores de la oposición, que se encuentra fragmentada, se debaten entre si participan o no en los comicios generales del 7 de noviembre, aun en desventaja.

MENSAJE A OPOSITORES

El sacerdote nicaragüense Edwin Román llamó también a los opositores a "deponer intereses personales o de partidos" de cara a los próximos comicios, en los que Ortega, en el poder desde 2007, busca su tercera reelección consecutiva.

"Es lamentable cómo nuestros hermanos continúan huyendo de nuestro país, víctimas de la persecución de la dictadura, y decepcionados de la clase política. ¡Únanse y sean humildes!", exhortó el religioso en un mensaje.

La oposición nicaragüense está dividida en cuatro facciones, entre ellas la Alianza Ciudadana y la Coalición Nacional, que son consideradas las principales.

Los opositores buscan cómo derrotar a los sandinistas, dirigidos por Ortega, de 75 años, que el 10 de enero cumplió 14 años consecutivos en su segunda etapa como presidente de Nicaragua, tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985, y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.


Fuente: EFE