Ojea puso la Patria bajo la protección de la Virgen del Milagro

El presidente del Episcopado inició el triduo del Milagro con una misa, en la que sostuvo que hay ponerse bajo la mirada maternal de María en “estos momentos difíciles”.
Comparte

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea, presidió el viernes en la catedral de Salta la misa estacional en honor de la Santísima Virgen que dio inicio al triduo de la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro, mientras miles de peregrinos llegan a la capital provincial para participar de los actos culminantes del domingo, con la procesión y la renovación del Pacto de Fidelidad.

El prelado sanisidrense llegó a Salta para participar de los solemnes cultos del fin de semana en la capital salteña, donde dedicó este sábado a escuchar confesiones en la catedral basílica.

La misa del viernes fue concelebrada por el arzobispo de Salta Mario Cargnello y el secretario del Dicasterio para la Nueva Evangelización del Vaticano, monseñor Octavio Ruiz Arenas, además de otros obispos argentinos. Participó el gobernador de Salta, José Manuel Urtubey, y su esposa, entre otras autoridades.

En la homilía, monseñor Ojea destacó la "necesidad de ponernos bajo la mirada maternal de María y su rostro amoroso, en los momentos difíciles por los que atraviesa nuestra Patria".

"Hoy podemos poner bajo la mirada de la Madre del Milagro nuestras sombras, preocupaciones, desaliento, cansancio y angustias y para rogarle que podamos vencer las enemistades entre los argentinos", sostuvo.

El prelado repasó, en la homilía, las cuatro miradas de la Virgen que el papa Francisco señaló a los sacerdotes al predicar un retiro con motivo del Año de la Misericordia: Una mirada de la ternura, una mirada que teje, una mirada de total atención y una mirada integradora.

“Querida Madre del Milagro, en esta hora necesitamos invocarte con la antigua y querida oración de la Salve en la que te decimos: “Vida, dulzura y esperanza nuestra”, sostuvo.

Al detallar estos tres conceptos, Ojea llamó a defender y cuidar la vida en todo momento, y consideró que hay que “suavizar las piedras del camino que causan inmenso dolor en nuestro peregrinar y hacen muy áspero el sendero, creando divisiones profundas y enemistades entre nosotros los argentinos”.

Fuente: VR