Miércoles 24.04.2019

Para la Iglesia venezolana "es inviable" una mediación del Papa

Así lo consideró el cardenal Baltazar Porras, administrador apostólico de Caracas. Recordó que Maduro cada vez que "se ve con el agua al cuello" apela a este tipo de recurso y que ya se "burló" de una gestión que hizo el Vaticano hace dos años.
Comparte

Sergio Rubin

Una mediación del papa Francisco en Venezuela “es inviable” porque es tomada por Nicolás Maduro como un mero recurso de dilación al que apela “cuando se ve apretado, con el agua al cuello” como ocurre actualmente con la gran presión internacional y el cerco económico. Y porque la Santa Sede ya intervino hace dos años y la actitud que puso de manifiesto el régimen de no querer avanzar en acuerdos fue “una burla”. Así lo consideró la autoridad de mayor rango de la Iglesia venezolana, el cardenal Baltazar Porras, quien ejerce como administrador apostólico de Caracas, ya que Maduro hace tiempo que no reconoce su nombramiento por parte del pontífice como arzobispo de la capital venezolana.

La posibilidad de una intervención del Papa ante la profundización de la crisis venezolana con el fortalecimiento de la oposición tras las masivas marchas y la autoproclamación de Juan Guaidó, titular de la Asamblea Nacional, como presidente a cargo del país, empezó a tomar forma a fines de enero, en el viaje de regreso de Francisco de Panamá a Roma, cuando manifestó a la prensa su deseo de “ayudar” a una salida. Y creció el martes, en el vuelo de vuelta de Emiratos Árabes, cuando  confirmó la recepción de una carta de Maduro en el que se la pedía su intervfnción, si bien dijo que aún no la había leído. Pero aclaró que para que se concrete hace falta “el pedido de las dos partes”.

Tal posibilidad pareció desvanecerse ayer tras las declaraciones de Porras, un severo crítico del Gobierno.  “Creo que dadas las circunstancias no (es viable una mediación del Papa) porque no se puede hacer en base a una hoja en blanco, no se puede conversar sin una agenda previa, que es lo que ha hecho (el gobierno) de modo permanente”, dijo Porras en declaraciones al programa La Mirada Despierta, que conduce Nelson Castro, en radio Continental. Recordó que en el pasado “se convocó al Vaticano y el Papa, de buena voluntad, quiso enviar a alguien y todo quedó en nada, fue una burla, hay que llamarlo así”. Señaló que la condición en aquel momento como ahora es “hablar de una transición, no de una salida cosmética y, por eso, me parece inviable el gesto”.

Porras dijo que Maduro no solo intenta usar al Papa cuando esta apretado, sino a mandatarios que le son afines para ganar tiempo. “Ya hemos visto la respuesta que ha dado el Gobierno, que ya es tradicional, de que cuando se ve apretado, con el agua al cuello, llama a sus amigos de países que no son del todo confiables para la causa de la democracia y por creemos que este no es el camino”, reforzó. Y lamentó que el régimen quiera “conversar con los de afuera y no conversa en absoluto con los de adentro”.

Con respecto a supuestas diferencias entre la posición del Papa y la de la Iglesia venezolana, Porras dijo que “todo eso ha sido un manejo mediático: hay una unidad de criterio de actuación plena y total y un relacionamiento permanente entre el Vaticano y nosotros. El Papa lo ha repetido en más de una ocasión, que él está y siente con el Episcopado, que ha sido puesto para afrontar las cosas y tenemos el total y completo apoyo del Santo Padre”, subrayó. Aclaró que “cada uno tiene que cumplir con su rol y nos toca en primer lugar a nosotros (el clero venezolano); tenemos la primera obligación de dar la cara”.

“Le hemos dicho al Gobierno que si quiere dirigirse al Santo Padre que está muy bien, pero primero debe pasar por nosotros porque hay una total sintonía”, puntualizó. Finamente, dijo que “la situación social empeora, se agravan las violaciones a los derechos humanos y el pueblo a través de las manifestaciones está buscando una salida pacífica".

Fuente: Clarín y VR