Jornada de Oración por el cese de la Violencia

Rosario: el Estado está sobrepasado por el narcotráfico, afirma la Iglesia

Lo dijo el arzobispo local, Eduardo Martín, durante una misa que ofició este viernes ante la ola de fallecimientos violentos que, en lo que va del año, superan las 120. Y desde 2013 a 2020 fueron 1.298. Lamentó que se estén "naturalizando las muertes".
Comparte

Sergio Rubin

Para la Iglesia, el narcotráfico en Rosario “cuenta con una organización delictiva superior a la que cuenta el Estado para dar una respuesta”. La severa advertencia fue hecha por el arzobispo local, Eduardo Martín, durante la homilía de una misa que ofició en el marco de una Jornada de Ayuno y Oración por la Paz y el cese de la Violencia que realizó este viernes frente un luctuoso saldo que no decrece con el paso de los años.

En lo que va del año las muertes ya se superaron los 120 asesinatos y, según un relevamiento del diario local La Capital citado por el arzobispo, desde 2013 a mediados del año pasado hubo 1.298 homicidios y 5.204 heridos de bala. “La mayoría son víctimas jóvenes, adolescentes algunos; también han muerto niños”, señaló monseñor Martín. Lo cual -completó- “nos muestra en gran medida la magnitud del problema”.

“Vivimos detrás de rejas y de sistemas de alarmas por miedo a que violenten nuestros domicilios, a que nos roben; tenemos miedo de ser víctimas de violencia con armas de fuego”, afirmó. Señaló que “desde hace años pareciera que existe una legalización de hecho del comercio de drogas” y lamentó que “a diario vemos cómo se elimina vidas llegando a naturalizar también la muerte”.

Tras advertir que “hay también circunstancias de carácter social, económico y cultural que son caldo de cultivo para la violencia como la desigualdad, la marginación y la falta de acceso a un trabajo digno”, consideró “evidente que se necesita una mejora sustancial en las condiciones de vida de muchas personas para reducir la violencia que nos asola”.

Si bien sostuvo que esta tarea “corresponde principalmente a la política, que es la encargada de gestionar los asuntos de todos para el bien común, es decir, para generar las condiciones de una vida segura y en paz”, opinó que “también es un compromiso de todos y cada uno de nosotros, del conjunto de la sociedad; nadie puede sentirse indiferente”.

Entre los últimos hechos más conmocionates se cuenta la muerte durante una balacera de un hombre de 34 años que dejó huérfanos a cinco chicos y de una adolescente que asistía al colegio San Martín de Porres. Esto llevó a un grupo de sacerdotes y religiosas a afirmar que en los barrios se vive una situación de “real emergencia”.

“Que la sangre de nuestros hermanos no siga derramándose y que todos los rosarinos tomemos conciencia de la gravedad de la situación”, clamaban en una declaración.


Fuente: VR