Viernes 19.04.2024

el día del silencio expectante

Sábado Santo: su origen, qué se celebra y cómo se conmemora

La penúltima jornada de la Semana Santa conforma uno de los días del Triduo Pascual y marca el final del periodo de la Cuaresma. Se trata del momento en que los cristianos entran en vigilia a la espera del domingo de Pascua, que celebra la Resurreción.
Comparte

En el marco de la Semana Santa, uno de los días más importantes es el Sábado Santo. Se trata del momento en que los cristianos entran en vigilia a la espera del domingo de Pascua, en que se celebra la Resurrección de Jesús.

Este día recuerda el paso de Jesucristo entre la muerte y la resurrección. El Sábado Santo es la penúltima jornada de la Semana Santa, además de conformar uno de los días del Triduo Pascual.

El Sábado Santo es considerado por los cristianos como un día trascendental porque conmemora el tiempo en que Jesús estuvo en el sepulcro después de su crucifixión y antes de su resurrección. Durante este periodo, los cristianos se dedican a reflexionar sobre la muerte del hijo de Dios y la importancia de su resurrección para la humanidad.

El Sábado de Gloria es significativo para los creyentes porque marca el final del periodo de la Cuaresma, un tiempo en el que se reflexiona y se busca acercarse más a Dios mediante la oración, el ayuno y la caridad.

En él se rememora especialmente a María tras la pérdida de su hijo, por lo que es un día de dolor y tristeza, destinado al silencio, luto, y reflexión, así como lo hicieron en el sepulcro la Virgen y los discípulos.

De esta forma, en la Iglesia Católica no se realizan eucaristías, no se tocan las campanas, el Sagrario se deja abierto y vacío, el altar está despojado y no se administra ningún sacramento excepto la Unción de los enfermos y la Confesión de los pecados.

¿Cómo se celebra el Sábado Santo?
Dado que no puede celebrarse ningún rito oficial, se suelen realizar retiros espirituales y las iglesias permanecen abiertas para que los sacerdotes atiendan confesiones. También es común la misa de la Liturgia de las Horas por parte de los clérigos con participación de fieles seglares.

Cuando anochece este día, tiene lugar la principal celebración cristiana del año: la Vigilia Pascual. Este acto se realiza durante la noche previa al Domingo de Resurrección. En todas las iglesias cristianas se realiza un ritual similar antes de la medianoche, compuesto de varias partes:

Bendición del fuego o lucenario: la Vigilia comienza cuando se apagan las luces y el sacerdote enciende una llama de fuego, con la que prenderá luz al Cirio Pascual, el cual es bendecido y llevado en procesión a través de la iglesia mientras permanece a oscuras. Cuando esta termina, el sacerdote canta el Pregón Pascual, antiguo himno de Pascua.
Liturgia de la Palabra: se leen siete relatos del Antiguo Testamento referentes a la salvación de Dios. También se leen salmos del Nuevo Testamento y varios cánticos interpretados por un coro o solista.
Liturgia Bautismal: trata sobre los temas de la resurrección y el bautismo, como términos que se complementan. Durante esta Liturgia se bendice el agua, se bautiza a los nuevos cristianos de ese año y se renuevan los compromisos bautismales.
Liturgia de la Eucaristía: es una eucaristía más especial en la que se entonan cantos de júbilo y alabanza durante las comuniones. Para finalizar, los feligreses reciben la bendición.

Fuente: Infobae