Miércoles 17.07.2019

lo afirmó el vicario general local

San Salvador: La beatificación de Romero podría ser en 2015

La Iglesia de El Salvador confía en que el mártir podría ser consagrado beato el 24 de marzo o el 15 de agosto del año próximo. Aseguran que en el país hay expectativa religiosa y política al respecto.
Comparte

La Iglesia de El Salvador confía en que la
beatificación de monseñor Oscar Arnulfo Romero, el arzobispo de
San Salvador asesinado hace 34 años mientras celebraba misa, sea
proclamada "el año próximo".
Lo dijo a ANSA monseñor Jesús Delgado, vicario general de San
Salvador, al margen del encuentro de la comunidad de Sant'Egidio
en Amberes, Bélgica.
Monseñor Delgado indicó dos posibles fechas: el 24 de marzo,
día del asesinado de Romero en 1980, o el 15 de agosto, día de
su nacimiento en 1917.
En el encuentro interreligioso de Sant'Egidio, monseñor Delgado intervino hoy en una mesa redonda sobre "los mártires de
los tiempos presentes".
Precisamente Romero, asesinado en el altar por un sicario de
extrema derecha debido a su inquebrantable compromiso por denunciar la
violencia de la dictadura militar salvadoreña, es uno de los
ejemplos más notorios de martirio en los últimos decenios.
Más allá de esto, su causa de beatificación tuvo muchos
obstáculos y recorridos accidentados, hasta el vía libre
definitivo bajo el pontificado del papa Francisco.
"Por la beatificación de monseñor Romero, explica Delgado,
hay en El Salvador tanto una expectativa religiosa como
política. El partido de izquierda siempre tuvo la bandera de
monseñor Romero para luchar por su causa política, lo cual
retardó la causa religiosa", relata Delgado.
"Desde que asumió el pontificado el papa Francisco, que como
latinoamericano conoce nuestra mentalidad, los problemas de
América Latina, el enredo entre religión y política que no se ve
aquí en Europa. Es otra cosa" agrega.
Según el vicario de San Salvador, "en este momento la causa
comenzó a ser más expedita, luego de tanto tiempo que estuvo
bloqueada. Primero la destrabó Benedicto XVI, unas semanas antes
de su renuncia, pero como él se fue se detuvo de nuevo. Y luego
llegó Francisco y ordenó que la causa fuera liberada y ahora ha
tomado un cauce normal".
Monseñor Delgado explica que la documentación, ya terminada,
fue presentada para la postulación "a cuatro teólogos que la
analizan desde el punto de vista teológico. Cuando ellos
terminen este examen se la pasarán a cuatro cardenales. Luego
será trasladada al Papa. En este momento la documentación está
en manos de estos teólogos que deben analizar la teología de
monseñor Romero".
"Pero la teología de Romero, subraya, ya fue analizada
durante 17 años, y por Ratzinger. Quién puede pronunciarse
además de él?. Y Ratzinger dijo que la de Romero es una doctrina
ortodoxa. También se evaluó que la doctrina social de la Iglesia
es muy cuidadosa en la predicación de monseñor Romero. Ratzinger
ha dicho 'estamos listos para que la causa llegue a la
Congregación para las causas de los santos'".
"Empero, añade Delgado, en aquél momento tuvo la oposición de
algunos cardenales latinoamericanos y fue demorada. Una vez
papa, Benedicto XVI dijo basta con las dilaciones, destrabemos
la cosa, y luego Francisco hizo efectiva la decisión de
Benedicto".
En cuanto a los tiempos, Delgado dice que "hablamos de Roma.
Roma es eterna, no se puede decir el tiempo, pero esperamos que
sea el año próximo, el 24 de marzo o el 15 de agosto".
Y la beatificación de monseñor Romero sería "una alegría
grande, una esperanza grande para América Latina católica y
también para la protestante, porque en este personaje se unen
todas las Iglesias, católicas, no católicas, pentecostales,
todas aman a monseñor Romero. Y también, más que para nosotros,
también para los jóvenes que no tienen un rumbo. Encuentran en
monseñor Romero un ideal, de vida y sobre todo de compromiso".