OPINION - AUTOR: DANIEL GOLDMAN

Tarjeta roja al maltratador

Por: Daniel Goldman

La violencia de género es un grave flagelo. Una campaña apelará a lo futbolístico para alertar.
Comparte

“No es muy de varón pegarle a una mujer”, es un principio sostenido por todo aquel que se precie ser alguien de bien. Pero, sin embargo, todavía no pocos violan este derecho humano, uno de los más antiguos, que estadísticamente afecta de manera grave las capacidades y las posibilidades de vida. Me gustaría expresarlo desde un lugar religioso: “Maltratar a tu esposa es quebrantar un mandato divino”. Así debería estar registrado en las puertas de cada una de las sinagogas, iglesias, templos y mezquitas, ya que la violencia machista llega a matar. En la Argentina, así como en otras partes del mundo, las cifras de maltrato nos alertan. Es un delito silenciado, y que se ejercita mucho más de lo que imaginamos. Atraviesa clases sociales, profesiones, religiones e ideologías políticas de todo tipo. A raíz de los casos de violencia de género que ahora podemos ver en los grandes medios, comenzó a gestarse una nueva y creativa campaña en nuestro país que nos involucra a todos los varones para que nos contagiemos de humanidad. Esta acción que será difundida a través de la televisión, la radio y la gráfica utiliza la simpática jerga futbolística y lleva el nombre de “sácale tarjeta roja al maltratador”. Tiene como promotores a gente de la cultura, artistas, referentes sociales y religiosos y adhieren a ella instituciones nacionales, municipales y ONG. En  coincidencia con los principios de ONU, la Argentina acordó en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing 1995) que “la estrategia para avanzar íntegramente en la búsqueda de la igualdad de derechos entre mujeres y hombres es la incorporación sistemática de la dimensión de género como eje transversal en la promoción del desarrollo humano en sus respectivos planes de acción.” Entonces, comprometámonos nosotros, ciudadanos varones, comportándonos dignamente.