Sábado 20.07.2024

Monseñor Vincenzo Paglia

“Todavía no nos planteamos cómo acompañar a los adultos mayores”

El presidente de la Pontificia Academia para la Vida advierte que “es la primera vez en la historia de la humanidad que existe una vejez masiva” y considera que se perdió una gran oportunidad de promover la relación entre los abuelos y los nietos.
Comparte

Sergio Rubin

La esperanza de vida aumentó significativamente en el último semestre. Cada vez más personas viven más años. Pero el presidente de la Academia Pontificia para la Vida del Vaticano, monseñor Vincenzo Paglia, considera que las sociedades aún no han planificado cómo desarrollar el potencial de los adultos mayores y, además, apoyarlos emocional y saludablemente.

Autor en Italia de una ley de atención a los alcaldes adultos aprobada por unanimidad en el Congreso el año pasado, Paglia está recientemente en Argentina exponiendo su visión en el Senado, el Legislativo español, la UCA y la Universidad del Salvador. Y firmó con judíos y musulmanes un compromiso para proteger a los alcaldes.

- ¿Están las sociedades planificando cómo responder adecuadamente al aumento del número de adultos mayores?
-El problema es, precisamente, que no sabes qué hacer. Podríamos decidir que esta es la primera vez en la historia de la humanidad que hay un cambio masivo, pero no hay una visión política, económica, cultural, social y religiosa completada ante esta nueva situación. Pensemos que hemos vivido 30 años más. Que el jardín infantil, la escuela primaria y secundaria, la universidad y la especialización brinden por los primeros 27, 30 años de vida. Luego pasaron 30 años de trabajo y, finalmente, dejó su alegría y 30 años más de vida… ¿Qué está pasando?Falta reflexión en este escenario para que no haya una visión del fin de la existencia y no haya tiempo perdido, mucho menos abandonado, descartado.

-¿Por qué debería partir esta reflexión? ¿Lo que debe hacerse?
-Por un lado, existe la necesidad de ayudar a los adultos mayores a descubrir o redescubrir sus responsabilidades. Hay muchas personas mayores que se encuentran en buenas condiciones. Puedes seguir trabajando o ser voluntario, lo cual es una riqueza enorme. Estamos hablando con personas que todavía pueden servir en sus países. Al mismo tiempo, debemos promover en la sociedad la responsabilidad en el cuidado de los adultos mayores. El gobierno, las provincias, los municipios, las iglesias, el voluntariado, la sociedad en su conjunto deben tener una postura. En Italia, el gobierno me encargó una comisión para reorganizar la ayuda a 14 millones de adultos mayores. Muchos son buenos, otros no son autosuficientes.

-¿A qué conclusiones llegaron? ¿Qué puedes hacer?
-Elaboramos una ley que las cámaras del Congreso aprobaron sin que nadie votara en contra y que estipula que ningún adulto mayor debe quedar solo. El criterio central es que, en la medida de lo posible, se le pueda ayudar en su hogar en la medida que surjan dificultades. Porque lamentablemente existe la tendencia a internarlo rápidamente en una residencia de ancianos, en una residencia geriátrica. Un amigo mío, un sacerdote muy sabio que cuidaba a los adultos mayores, decía que Dios creó a la familia y a los hombres, a los geriátricos. Tenemos que estar del lado de Dios. Pero estoy ayudando a familias para que puedan seguir adelante en su hogar. Por ello, la ley prevé la asistencia integral a domicilio y continúa.

-Sucede que a veces quedarse en casa se vuelve muy difícil debido a su patología y la asistencia es insuficiente…
-La ley también prevé un centro de día con diversas disciplinas y actividades de atención donde los adultos mayores son llevados a su domicilio en horario de mañana y de noche. Esto implica un cambio de cultura en la sociedad para que los adultos mayores no sean descartados por sus propios ciudadanos y el Estado asuma el apoyo. En última instancia, no queremos que los pacientes con Alzheimer sean confinados, por decir lo menos, en una unidad de cuidados geriátricos. Lo que, ante una enfermedad determinada rápidamente, es hospitalizado cuando, en realidad, podrían ser atendidos adecuadamente en casa.

-¿Pero esto implica recursos del Estado?
-Según los cálculos que hicimos en Italia, los cuidados a domicilio permiten al Estado ahorrar mucho dinero. Cuesta mucho menos que en lugares sustitutos u hospitales. En Italia, un viaje internacional para asistencia inmediata cuesta 730 euros. Al cambio, a domicilio, unos 30 o 40 euros. Por lo tanto, es necesario que los medicamentos lleguen a casa y no se limiten únicamente al hospital. Obviamente esto requiere una reorganización del sistema hospitalario con la consiguiente redistribución de recursos.

-El otro dilema es qué pasa cuando una vida se borra irremediablemente. ¿Cual es tu posicion?
-Creo que debemos evitar los excesos. Eutanasia y pruebas terapéuticas. El equilibrio es apoyo a través de cuidados paliativos. Porque estoy seguro de que hay gente que no quiere morir, ni sufrir, ni estar sola. Los cuidados paliativos son, además, una gran oportunidad para que la medicina descubra su vocación, que es curativa cuando es posible. Y cuando ya no es posible brindar una atención paliativa que requiere apoyo.

-No parece una decisión fácil…
-El verdadero problema de la sociedad actual, que está en el fondo de este problema, es un individualismo desesperante. Sólo pensamos en nosotros mismos. Es una cuestión cultural. En este sentido, también proponemos cuidados paliativos domiciliarios gratuitos en Italia. El criterio es que no podemos descartar a quienes durante años sirvieron a nuestro país y que al final de sus vidas, por constituir un gasto, los eliminamos.

-Entonces, si hay una brecha entre jóvenes y alcaldes…
-Perdimos una gran oportunidad para promover la relación entre abusadores y nietos, que es una relación rica en cariño y sabiduría. Una relación que contribuye a que los niños no vivan en una familia sin cariño por la ausencia de los padres y pasen menos horas solos frente al ordenador. Debemos generar una concepción intergeneracional virtuosa, teniendo en cuenta que en el cuidado de los adultos mayores descubrimos cuál será el futuro para ellos.

Contraseñas privadas
Arzobispo, licenciado en Teología, Filosofía y Pedagogía, Vincenzo Paglia es desde 2016 presidente de la Academia Pontificia para la Vida y Gran Canciller del Instituto Pontificio Juan Pablo II para estudios sobre el matrimonio y la familia. Asesor espiritual de la Comunidad de San Egidio, recibió los premios Gandhi de la Unesco, Madre Teresa del gobierno de Albania e Ibrahim Rugova de Kosovo. Periodista y escritor con ensayos traducidos a varios idiomas.

Fuente: Clarín y VR