Más de 20 millones de argentinos, pobres

UCA: La pobreza habría llegado al 54% sin programas de ayuda estatal

El informe revela que la población en esa situación pasó de 40,8% (2019) a 44,2% (2020), pero advierte que el impacto hubiera sido mayor sin planes sociales. Problemas estructurales, pandemia y desempleo (trepó de 2,1 a 2,7 millones), disparan las cifras.
Comparte

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (ODSA UCA) publicó un estudio sobre el impacto del Covid-19 en el país y sostuvo que sin la asistencia del Estado Nacional, la pobreza habría trepado al 52% de la población y la indigencia al 25%. Las conclusiones muestran los duros resultados económicos de la pandemia en el país.

Los datos del estudio "Efectos de la pandemia Covid-19 sobre la dinámica del bienestar de la Argentina urbana" son contundentes respecto a cómo habrían escalado los números de la pobreza y la indigencia si el estado no hubiera inyectado recursos económicos en la población más desfavorecida.

Sin la asistencia social, más de la mitad de la población argentina habría alcanzado el 52% de la pobreza y un cuarto de los habitantes a nivel país habría caído en la indigencia.

El estudio confirma que los registros de la pobreza tuvieron un ascenso por tercer año consecutivo, contabilizando los números del 2018 (33,6%), 2019 (39,8%) y 2020 (44,7%). Esto grafica una suba de pobreza por ingresos de casi 11 puntos porcentuales en tres años. En tanto, la indigencia trepó de 8,4% a 9,8%.

Los números finales que la UCA  seleccionó para obtener estas conclusiones llegan hasta octubre del 2020, y por ello representan diferencias con los porcentajes presentados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), que llegaron al 42% como balance final del año pasado.

En ese marco, la llegada de la ayuda social alcanzó al 55,4% de la población en términos generales, un nivel de asistencialismo superior a la mitad de los habitantes. Sin embargo, al segmentar las estadísticas en los sectores de escasos ingresos económicos, el impacto alcanza al 79,7% de la población en situación de pobreza.

El investigador jefe del ODSA UCA, Agustín Salvia, advirtió que las cifras hubieran sido más altas sin la ayuda oficial mediante programas como la Asignación Universal por Hijo (AUH) o el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), y atribuyó la situación más al desempleo que subió del 10,6% a 14,2% en el tercer trimestre de 2020, lo que implica que se pasó de casi 2,1 millones de desocupados a poco más de 2,7 millones.

El estudio del ODSA UCA indicó que, previamente a la pandemia de coronavirus, las condiciones de vida en la Argentina se encontraban en un proceso de fuerte deterioro, visibilizado por el aumento de la pobreza monetaria que acompañó la crisis económica del bienio 2018-2019.

En ese contexto, resaltó que la situación sanitaria instaló un escenario inédito en la primera mitad de 2020 y profundizó las tendencias previas, alcanzándose el tercer año consecutivo de ascenso en la pobreza por ingresos, 33,6%, 39,8% y 44,7% respectivamente.

Por un lado, el aumento de los precios de la canasta de consumo continuó avanzando, indicó el informe. Y añadió que por el otro, en el marco de restricciones fuertes a la movilidad –ordenadas para contener la suba de contagios-, se limitaron y afectaron tanto procesos de trabajo como pautas de consumo. Por lo tanto, la posibilidad de procurarse ingresos en actividades precarias o informales, caracterizadas por tareas presenciales y al menudeo, se recortó súbitamente.

“En paralelo al incremento de la pobreza monetaria se registró un alza paulatina, durante el último lustro, de la proporción de hogares que declaró experimentar insuficiencia de ingresos de los hogares. Este indicador, complementa el escenario de deterioro socioeconómico que provee el examen de la pobreza e indigencia monetaria”, analizó.

En el marco de restricciones fuertes a la movilidad –ordenadas para contener la suba de contagios-, se limitaron y afectaron tanto procesos de trabajo como pautas de consumo

Según el ODSA UCA, se dispusieron formas de transferencia de ingreso extraordinario, centradas en la implementación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), para contener el colapso de las condiciones de vida de hogares principalmente vinculados a la economía informal. En consecuencia se registró un récord en la cantidad de población alcanzada por la asistencia social (55,4%) y aún más abrumadora para la población en situación de pobreza (79,7%).

“El impacto de estas transferencias sobre la condición de pobreza e indigencia de los hogares fue medida a partir de ejercicios de simulación que arrojaron que en ausencia de éstas, en 2020 los niveles de pobreza y de indigencia por ingresos hubiesen alcanzado al 52% y al 25% de la población respectivamente”, destacó el estudio.

Por otra parte, afirmó que las medidas de aislamiento también impactaron sobre los niveles de asistencia escolar, interrumpiendo la tendencia descendente del déficit de asistencia escolar en niños y adolescentes al incrementar el porcentaje de hogares que contaban con al menos un niño o adolescente sin vínculo alguno con instituciones educativas formales.

“Mientras que en 2018 había tenido lugar un descenso de los hogares y población (total y en condición de pobreza) que contaba con cobertura de programas sociales (que se explica por el empobrecimiento de sectores pertenecientes en los estratos medios que no accedían a transferencias por parte del Estado), en 2019, y sobre todo en 2020, el continuo deterioro del escenario socioeconómico fue acompañado por un aumento muy significativo de la cobertura de políticas sociales”, concluyó.

Fuente: UCA