OPINION - AUTOR: Prof. Salvador Dellutri

Un conocimiento limitado

Comparte

La persona de Jesús está descrita con sencillez en los cuatro evangelios que son documentos fundacionales de la fe cristiana. Con el paso del tiempo los intereses religiosos, políticos  e ideológicos fueron deformando al Jesús histórico.
En el siglo XIX arranca una búsqueda que, como en el cuento de Alejo Carpentier, se transformó en un “viaje a la semilla” para tratar de rescatar a la persona de Jesús en su entorno. De  los primeros intentos imaginativos e idealistas, alejados de toda visión crítica, se pasó a un acérrimo criticismo que negó la posibilidad de ese conocimiento.
A mediados del siglo XX las aguas se calmaron permitiendo un acercamiento más  sereno al Jesús histórico. Hoy estamos en condiciones de conocer con más precisión y profundidad la persona de Jesús respetando la autoridad de los evangelios canónicos. Para que esta labor sea efectiva el acercamiento se  debe hacer con honestidad para no caer en los gruesos errores del pasado; así rescataremos al Jesús histórico sin influencias de una determinada ideología o
parcialidad religiosa. El conocimiento que logremos alcanzar será siempre  limitado. El Jesús histórico trasciende porque en su persona se da la convergencia y el vínculo único entre el Dios eterno y la humanidad, y esto constituye el supremo misterio de la fe cristiana. El nacimiento virginal y la resurrección corporal son hechos que están más allá de la razón pero imposibles de soslayar porque sin ellos no se puede comprender al Jesús histórico. * Ex presidente de la Sociedad Bíblica Argentina