EL ABRAZO DEL PAPA CON EL PATRIARCA RUSO

Un encuentro histórico para la unidad de los cristianos

Comparte

Parecía un encuentro imposible, por lo menos en mediano plazo. Pero, de pronto, todo se aceleró, una serie de circunstancia se alinearon y permitieron el primer encuentro entre las cabezas de la Iglesia Católica y la ortodoxia rusa desde el Gran Cisma, hace casi mil años, y el surgimiento del patriarcado de Moscú, hace casi quinientos. Fue en el inusual escenario del aeropuerto de La Habana, en la tierra “neutral” de Cuba, donde Francisco –de camino a México- y Kirill -de visita en la isla- se reunieron durante dos horas, suscribieron una declaración conjunta y se confundieron en un histórico abrazo. La relevancia de la cita se entiende tras siglos de diferencias, más de poder que teológicas, cuando no de enfrentamientos, a veces sangrientos. Y, en tiempos recientes, de recelos que llevaron al anterior patriarca, Alexis II, a acusar a la Iglesia Católica de hacer “proselitismo” religioso en Rusia, con lo que destruyó el sueño de Juan Pablo II de visitar Moscú. Pero el cambio político en Rusia, donde Gobierno e Iglesia están muy ligados, la buena sintonía del presidente Putin con Francisco y la mejor disposición de Kirill, allanaron el camino. Curiosamente, las gestiones de un presidente de un régimen
ateo, como el cubano, Raúl Castro, hicieron el resto. La persecución a los cristianos en varios países apuró este acercamiento entre el Vaticano y la mayor Iglesia ortodoxa, con 150 millones de fieles.