Miércoles 26.06.2019

Pautas bíblicas para mejorar las condiciones laborales

Por: Raúl Rocha Gutiérrez

Comparte

He leído con mucho interés una entrevista que le realizaron al psicoanalista francés Cristophe Dejours, especializado en el mundo del trabajo, y que fuera publicada en el número 820 de la Revista de Cultura “Ñ”, el 15 de junio pasado. En ella, Dejours se refiere a las condiciones laborales propias de la sociedad contemporánea dentro de lo que denomina “capitalismo extremadamente duro”. Entre las que señala, hay dos que me han impactado particularmente.

La primera tiene que ver con la disminución de “la calidad de la producción”. La segunda, con el progresivo empobrecimiento de “la población”. ¿Cómo podemos convivir en una sociedad donde se produce cada vez  con mayor deficiencia y donde la mayoría de la población se vuelve cada vez más pobre? Por supuesto que podría darse una gran variedad de respuestas; pero en este artículo quisiera limitarme a ciertas pautas que podemos extraer de las enseñanzas bíblicas.

En efecto, según mi interpretación del Nuevo Testamento, hay tres pautas para que contemos con mejores condiciones laborales, a la luz de igual número de textos procedentes de sus epístolas. La primera, la encontramos en Colosenses 4:1ª: “Amos, concedan de buen grado a los esclavos cuanto sea justo y conveniente” (La Biblia Hispanoamericana. Traducción Interconfesional, BH). O sea la que demanda a los empleadores que actúen justamente con sus empleados. La segunda, tiene que ver con una exhortación que les hace el autor a los amos en cuanto a su relación con sus esclavos, según Efesios 6:9: “Prescindan de amenazas” (BH). Algo de gran actualidad en una sociedad donde la elevada desocupación propicia que los trabajadores reciban constantes  amenazas de sus empleadores. La tercera, figura en Santiago 5:4: “el salario defraudado a los jornaleros que cosecharon los campos que les pertenecen a ustedes está clamando, y sus clamores han llegado a los oídos del Señor del universo” (BH). Es la que señala el deber empresarial de pagar, sin ninguna demora, un salario justo.

Dado que vivimos en una sociedad en la que, debido a la globalización, pueden identificarse los problemas laborales señalados por Dejours, y en la que la inmensa mayoría de los ciudadanos nos identificamos como cristianos, considero que la aplicación de las pautas bíblicas mencionadas puede concebirse no sólo como factible, sino también como significativa. Esperemos que los empresarios argentinos las tomen en cuenta.

* El autor es Dr. en Teología y en Ciencias Sociales

Vaticano: Una excepción al celibato no es eliminar la regla

ENCUESTA DEL MES

¿Cree que el Papa autorizará la ordenación de hombres casados para regiones de gran escasez de sacerdotes?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

130 pensamientos diarios para los jóvenes - Víctor M. Fernández- Editorial Claretiana

Mediante la exhortación apostólica el Papa trae aliento y esperanza a los jóvenes

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores