Atentados contra templos: Mucho más que ataques a la fe

Por: Claudio Epelman

Comparte

Uno puede pensar que la ola de atentados de iglesias, mezquitas y sinagogas son crímenes de odio e intolerancia, pero existe un agravante: buscan dividir.

La metodología terrorista de atacar templos de distintas religiones sufrió varias réplicas a nivel global en los últimos dos meses: el 15 de marzo el blanco fueron mezquitas en Nueva Zelanda, el 21 de abril distintas iglesias en Sri Lanka y el 27 del mes pasado la sinagoga de Poway en California, Estados Unidos, país donde en octubre del año pasado, en Pittsburgh, ya había sido atacado otro templo.

La palabra “sinagoga” no tiene raíz en el idioma hebreo. Viene del latín y remite a la idea de reunir, congregar. En hebreo, al templo judío se le llama Beit Hakneset. La traducción de esa palabra es literalmente “casa de reunión”. Por su parte, “mezquita” proviene del árabe masyid, es el lugar donde prosternarse, por la actitud corporal del musulmán al rezar.

La palabra “iglesia” proviene de la voz griega ecclesia, que en el ámbito del mundo europeo occidental denotaba una asamblea o reunión de ciudadanos congregados en razón de una convocatoria pública.

En los tres casos la etimología no remite a ninguna santidad de ese espacio o las actividades que allí se realizan. No porque dejen de representar un lugar espiritual para los fieles, sino porque justamente, quienes asisten allí en todos los casos lo hacen para compartir su fe, para expresarla con otros, para transformarla en comunidades.

Uno puede pensar que esta ola de atentados tiene que ver con ataques a la fe, crímenes de odio, que apuntan a la intolerancia, y lo son, pero con un agravante.

Atacar un lugar de oración no es atacar el culto, la creencia, la espiritualidad. Dios, para los creyentes, está en todos lados. En la sinagoga, en la iglesia, en la mezquita, se reúnen las personas. Estos atentados atacan sociedades que celebran la diversidad y la convivencia. Son ataques que buscan la fórmula de principio de destrucción por antonomasia: dividir.

El Congreso Judío Latinoamericano ha dejado en claro esta postura después de cada uno de los atentados: los ataques a lugares de fe son ataques a todos los creyentes de todas las religiones. Estos ataques apuntan a la idea misma de libertad, a formar parte de una sociedad desde el lugar que cada uno elija. Atacan la idea de comunidad, de encuentro, de generar lazos y del pluralismo como una riqueza.

El crecimiento de grupos en Internet que difunden contenido de odio, teorías conspirativas y aprecian la muerte debe ser una alarma. Frente a ellos, todos debemos actuar y además reforzar una de las marcas distintivas de nuestro país: la coexistencia interreligiosa. El miedo lo debe tener aquel a quien se le cruza por la cabeza atacar un templo, no quienes asisten. Expresar la fe y compartirla no debe ser un acto de valentía.

Los ataques a casas de oración atentan contra la posibilidad del desarrollo de personas comprometidas con el otro, atentan contra espíritus e ideas positivas. Porque lo que molesta no es la religión, molesta la diferencia, molesta la identidad. La tranquilidad (o no) de quienes asisten al templo de un culto que no es el mayoritario de un país, habla mucho de ese país.

Los judíos hemos aprendido que las sociedades que coexisten con las minorías y con la diversidad son las que prosperan, y que el resto están condenadas. Todos deberíamos estar en alerta cuando se ataca un lugar de encuentro con otros.

* El autor es director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano

Mensaje del Papa por los 500 años de la primera misa en Argentina

ENCUESTA DEL MES

¿Cómo debe ser el aporte de la Iglesia al diálogo que propicia el Gobierno?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Enigmas de la Biblia 18 - Ariel Alvarez Valdes - Edit. San Pablo

Enigmas de la Biblia 18 - Ariel Alvarez Valdes - Edit. San Pablo

Intenta dar a conocer la interpretación de los nuevos estudios bíblicos, tal como lo proponen los exegetas y teólogos actuales.

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Abuso sexual infantil - Inés Frank, Paula Nesa, P. Folonier - Editorial Bonum

Herramientas para que los adultos puedan responder ante este delito

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores