La mutua protección de los tapabocas, ejemplo de cooperación.

Por: Raúl Rocha Gutiérrez

Comparte

Resulta algo bien sabido por todos que después de un lapso en el que se desestimó la relevancia de usar tapabocas, en este último tiempo se ha establecido su obligatoriedad para transitar tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como en la Provincia de Buenos Aires. Este es un asunto que se ha prestado a un amplio abanico de reflexiones y de controversias. Pero en este artículo quisiera limitarme a reflexionar sobre la enseñanza espiritual que nos puede transmitir la mutua protección de los tapabocas como un ejemplo de la cooperación que debería ser habitual en una sociedad que se define como cristiana.

¿Por qué digo “mutua protección”? Porque hasta dónde puedo interpretar, en tanto alguien que no tiene formación especializada en el tema, el tapabocas no constituye una protección para nosotros mismos, sino para las personas con las que entramos en contacto. Pero si esos seres humanos próximos a nosotros se han colocado su respectivo tapabocas, ellos también nos están protegiendo a nosotros. Dicho en otros términos, cada uno de nosotros protege a sus prójimos y esos prójimos, a su vez, nos protegen a nosotros.

En tal sentido este es un buen ejemplo de la cooperación que debería existir siempre entre personas que habitamos en una sociedad que responde a los principios de la fe cristiana. Una fe que se fundamenta en gran parte en las exhortaciones que el apóstol Pablo les escribió a los cristianos del primer siglo y en las que reitera la solicitud a favor de acciones mutuas que deberían mostrar aquellos que formaban parte de las comunidades sujetas al señorío de Cristo. Para citar un solo caso, veamos la siguiente exhortación que se encuentra en la que muchos eruditos consideran la más antigua de las epístolas paulinas: Primera de Tesalonicenses: “Por tanto, dense ánimo mutuamente y ayúdense unos a otros como lo hacen” (5:11, “La Biblia Hispanoamericana. Traducción Interconfesional).

Mucho se ha discutido si cuando ingresemos en la denominada “nueva normalidad”, una vez que se haya superado la pandemia, saldremos mejores o peores personas. Considero que si el uso del tapabocas nos hace reflexionar sobre la importancia de la colaboración como estilo de vida, o sea de las acciones mutuas que nos favorezcan a unos y a otros, esto será una contribución a una mejor sociedad argentina, que haga honor a su carácter de cristiana.

* El autor es Pastor evangélico. Doctor en Teología, Doctor en Ciencias Sociales. Licenciado en Letras

Enrique Shaw, el empresario argentino que se encamina a ser santo

ENCUESTA DEL MES

¿Considera que se debería permitir el ingreso de fieles a los templos de la ciudad de Buenos Aires y GBA?

Ver los resultados

SU FE EN IMÁGENES

Envíenos una foto de un hecho religioso que protagonizó a lectores@valoresreligiosos.com.ar

NOVEDADES

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Abrazos que cambian la historia - Comp. Marco Gallo y Ricardo Elía - UCA y Centro Islámico

Las relaciones islamo cristianas en el pontificado del Papa Francisco se han acelerado como nunca antes en el pasado

Libro de las gratitudes 2 - Pablo Andinach - Editorial Lumen

Libro de las gratitudes 2 - Pablo Andinach - Editorial Lumen

Textos breves que evocan experiencias, lecturas y encuentros

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

El pensamiento social y político de Bergoglio y Papa Francisco - Marco Gallo - Edit. Eucasa

Una selección de textos, discursos y homilías de Jorge Bergoglio

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

El diálogo como actitud pedagógica -Eduardo Molino- Editorial Paulinas

Una reflexión filosófica sobre la educación y el rol de los educadores